RECOMENDACIONES

Haga una dieta bien balanceada, que conste de frutas y verduras crudas en un 70 por ciento.

Tome muchísimos líquidos aunque no sienta sed. Beba agua,  tes de hierbas y zumos sin azúcar. Los líquidos son fundamentales para la limpieza del colon y el correcto funcionamiento de la vejiga.

Elimine de su dieta las grasas animales, los alimentos fritos,  los alimentos procesados y el azúcar.

Para obtener fibra, consuma cereales, cascarilla de psyllium, o arroz integral. La fibra absorbe las toxinas y previene el estreñimiento.

Nota: La fibra no se debe tomar junto con otros suplementos y medicamentos; siempre se debe tomar por separado.

Asegúrese de que el intestino le funcione diariamente. Los días que no le funciona, utilice un enema.

Para evitar que las bacterias de las úlceras se multipliquen, préstele atención al pH de su organismo y manténgalo en 5.5 ó menos. Ponga en un vaso de agua entre dos y tres cucharaditas de vinagre de sidra de manzana, agregue un poquito de miel y tome sorbos con las comidas.

Pruebe a aplicarse en las áreas afectadas aceites esenciales y/o aloe vera mezclado con un poquito de aceite de árbol del té. Este es un buen remedio para la piel, y no solo ayuda a curar las úlceras sino que previene la formación de nuevas lesiones (nunca se aplique estos aceites cerca de los ojos porque causan ardor).

Tome medidas para evitar la aparición de úlceras por decúbito:

No permita que una persona que está inmovilizada permanezca en la misma posición durante largos periodos; cámbiela de posición cada dos horas.

Mantenga seca la piel y séquese concienzudamente después de bañarse.

Todos los días revise los puntos donde se produce presión para ver si están empezando a aparecer úlceras.

Si el paciente se puede sentar, anímelo a que lo haga tres o cuatro veces al día, utilice almohadas para sostenerlo.

Utilizando una esponja y un jabón de hierbas o de vitamina E, lávele todos los días las úlceras al paciente con agua tibia. No utilice jabones ásperos.

Para favorecer la circulación, de masaje suavemente, pero con firmeza, en los puntos de presión y otras áreas afectadas.

Para estimular la circulación y evitar que los vasos sanguíneos se  bloqueen, friccione a menudo al paciente con alcohol y algodón o gasa estéril.

Es importante que en la habitación del paciente postrado en cama entre la mayor cantidad de luz y aire fresco que pueda tolerar.

El paciente debe utilizar prendas muy sueltas y de materiales completamente naturales. El algodón es una magnífica opción pues permite que el aire penetre en la piel… Se le debe prestar atención a la confección de las prendas, pues dobladillos, pliegues y otros detalles pueden ejercer presión en las áreas sensibles.

Mantenga la cama del paciente limpia, seca y bien arreglada. Acostarse sobre sábanas arrugadas favorece el desarrollo de úlceras por decúbito.

Descripción

Cuando se ejerce presión en áreas del cuerpo debajo de las cuales hay hueso o músculos, la circulación se obstruye. Esto produce la muerte de las células del tejido superficial y lleva a la formación de úlceras, también conocidas como úlceras por presión o úlceras por decúbito. Éstas úlceras se desarrollan comúnmente en los talones, los glúteos, las caderas, el sacro y loa omóplatos.

Como sugiere su nombre, tienden a aparecer cuando el paciente guarda cama durante periodos largos. Sin embargo, la gente que utiliza silla de ruedas también puede presentar éste tipo de úlceras. Por lo general, las personas que las padecen suelen presentar graves deficiencias de muchos nutrientes, en especial de cinc y de vitaminas A, E, B2 (riboflavina) y C, además de que el pH de su organismo suele ser alto.