El Concurso WBHEC sobre el mejor Aceite de Oliva Virgen Extra saludable del Mundo, entra en su último mes de recogida de muestras, y es importante conocer las técnicas analíticas en que se basan los Aoves.

La primera prueba que se realiza en el Concurso es sobre los ÁCIDOS GRASOS. “Se trata de una metilación de los ácidos grasos con potasa (KOH) en metanol y extracción con heptano que luego se analiza en un cromatógrafo de gases con detector de ionización de llama (GC-FID)”.

La segunda prueba se realiza sobre los contenidos FENÓLICOS. “Se trata de una separación y detección por cromatografía de líquidos con detector ultravioleta-visible (HPLC-UV-visible) y una cuantificación expresada en mg de tirosol/kg de aceite calculada en base a un patrón interno (ácido siríngico) y su factor de respuesta con respecto a una cantidad conocida de tirosol”.

La tercera prueba es la determinación de contenido en OLEOCANTHAL presente en el Aove. “Es por cromatografía de líquidos con detección por espectrometría de masas en tándem”.

*Los métodos son los oficiales del COI y del reglamento de la Unión Europea 2568/91 y posteriores modificaciones.