Recomendaciones

Se recomienda suplementar la dieta con ciertos alimentos y nutrientes, para prevenir y regular los desequilibrios metabólicos que se dan en este Síndrome.

Seguir una suplementación  nutricional que ayude a corregir conjuntamente la resistencia a la insulina y los factores de riesgo asociados:

Obesidad abdominal,
Presión arterial elevada,
Incremento de la glucemia en ayunas,
Niveles de triglicéridos elevados y
Disminución de la HDL (“colesterol bueno”).

Algunos de estos suplementos nutricionales son:

• Extractos solubles, ricos en Polifenoles, como:

Cinnamomum cassia (canela), (oligómeros procianidólicos de catequinas y epicatequinas): poseen un efecto hipoglucémico y reductor de la resistencia a la insulina.
Pinus pinaster: ayudan a la función vascular, la respuesta venoarteriolar y el tono vascular, mejorando la circulación sanguínea.

• Cromo: mineral que potencia la actividad y la eficiencia de la insulina y mejora la tolerancia a la glucosa.
• Biotina: Vitamina B8, mejora la tolerancia a la glucosa  y aumenta su utilización.
• Coenzima Q10: potente antioxidante, esencial para generar energía   frente al estrés oxidativo. Mejora la función cardiovascular y regula la presión arterial elevada.
• Arginina: Aminoácido que interviene en la relajación de los vasos sanguíneos y la regulación de la presión arterial elevada.
• Trans-Resveratrol: polifenol presente en la uva y en extractos de plantas como el Polygonum cuspidatum. Reduce la oxidación del colesterol, su fijación a la pared de los vasos y la formación de placas de ateroma. Además es antiinflamatorio, cardioprotector y neuroprotector.

Autotest: ¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Vd. padece SM si presenta, dos o más de los desequilibrios siguientes:

Hombres  Mujeres

Obesidad abdominal: perímetro de la cintura por encima de   >102 cm  >88 cm
Triglicéridos en sangre  >150 mg/dl  >150 mg/dl
HDL Colesterol o Colesterol bueno por debajo de:   <40 mg/dl  <50 mg/dl
Tensión arterial, mayor de:  >130 mg/dl / >85 mg/dl  >130 mg/dl / 85 mg/dl
Glucosa en sangre superior a: > 100 mg/dl  > 100 mg/dl

 

SÍNDROME METABÓLICO

Es un conjunto de afecciones o enfermedades de nuestro metabolismo que cuando se presentan de forma simultánea en una misma persona, definen una patología.

• El 20% de la población adulta española, padece el Síndrome Metabólico. Éste se está convirtiendo en la auténtica epidemia del siglo XXI.

• Un 40% de personas con antecedentes familiares de alguna de las afecciones que toman parte del SM, llegan a tenerlo por encima de los 50 años.

• Hoy en día puede presentarse a los 35 años de edad

Se puede sufrir SM:

si está subiendo de peso, especialmente alrededor de la cintura
le está aumentando la presión arterial,
presenta altos niveles de azúcar en sangre,
o tiene altos niveles de lípidos, triglicéridos y colesteroles.

Factores de riesgo. Los que aumentan el riesgo de padecer SM son:

• Malos hábitos alimentarios: desconocimiento del tipo de alimentación que uno debe llevar, utilización de una alimentación anárquica con abuso de comidas de preparación rápida, con alto contenido en grasas y azúcares refinados y altamente calóricos.
• Sedentarismo: la no actividad física moderada, constante debido a nuestros hábitos laborales, sociales y familiares.
• Consumo de tóxicos: tabaco, alcohol, etc.
• Estrés
• Edad: aunque la población adulta tiene un mayor riesgo de padecer el SM, el porcentaje en niños y adolescentes obesos o con sobrepeso aumenta cada día.
• Algunas medicaciones de tipo crónico.

El síndrome metabólico está inicialmente, fuertemente ligado a un desorden metabólico generalizado, llamado resistencia a la insulina. Es por ello que también se denomina Síndrome de Resistencia a la Insulina. La presencia de las alteraciones metabólicas que forman parte del SM (obesidad abdominal, elevación de triglicéridos, disminución del HDL, hipertensión e hiperglucemia), apunta a que el organismo presenta resistencia a su acción.

Efecto de la insulina. Esta hormona producida en el páncreas, facilita que la glucosa (azúcar) que circula en la sangre, procedente de los alimentos ingeridos, penetre en las células y los tejidos y sea utilizada como energía por nuestro organismo.
Cuando las células del cuerpo no identifican correctamente a esta hormona y no permiten su acción, se dice que hay una “resistencia a la insulina”, ya que una determinada concentración de insulina en sangre no es capaz de conseguir controlar los niveles de glucosa y su utilización energética por nuestro cuerpo.
En ése caso es el páncreas el que produce cada vez más insulina de forma que se mantenga el paso de la glucosa de la sangre a nuestros tejidos. Pero con el tiempo se produce una hiperinsulinemia, o aumento anormal de los niveles de insulina en sangre. Y ello hace que aparezca el SM.

¿Cuáles son las consecuencias?:

El SM:

. incrementa cinco veces la aparición de Diabetes mellitus de tipo 2,
. aumenta de dos a tres veces el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular (ECV), que es la primera causa de mortalidad en adultos.
. por la cronicidad de los desórdenes metabólicos, como el mantenimiento de altos niveles en sangre de glucosa y triglicéridos y de la presión arterial elevada,

favorece que aparezca:

la arterosclerosis: depósito en las arterias de sustancias grasas, que forman las llamadas placas de ateroma, endureciendo y engrosando anormalmente las paredes de los vasos, haciéndolos mas estrechos y menos flexibles y dificultando el flujo de la sangre.

Problemas vasculares: lesiones en las paredes de venas y arterias grandes y pequeñas (retinopatías, nefropatías, etc)

Resistencia a perder peso.

Soluciones

 estilo de vida saludable,
• dieta sana y equilibrada en nutrientes, vitaminas y minerales,
 mantener un peso adecuado y
• actividad física diaria, como caminar a paso rápido al menos 30 minutos al día, subir y bajar escaleras, nadar, etc.
 restringir la ingesta de sal,
 dejar de fumar,
 reducir la cantidad de alcohol que se toma e
 intentar evitar situaciones altamente estresantes.