En determinada época del año o sobre restos vegetales en los bosques y en el campo, emergen los hongos, cuya parte comestible son las setas. Tienen muchas formas aromas y colores y son un alimento muy especial.

Las setas constan de: Cutícula: membrana exterior que recubre el sombrero (la parte más ancha de las setas situado encima del pie) y el pie (sostiene el sombrero)

El anillo (situado debajo del sombrero cuando este se expande, pero no está en todas las setas).

Volva (parte subterránea que rodea la base del pie).

Su consumo es muy antiguo, aunque antes solo se recolectaban en los bosques desde hace más de cuatro siglos ya se cultivan. Tienen muchas propiedades gastronómicas medicinales y tóxicas, pero hay muchas variedades comestibles.

Solo hay que consumir las setas que conozcamos muy bien y retirar todas las dudosas o desconocidas. Algunas de las más venenosas tienen volva, láminas blancas y anillo, por lo que NO debemos comer ninguna que presente estas características o si tenemos alguna duda.

El Champiñón: También conocido como bola de nieve; hay dos especies, el cultivado (que tiene como un sombrero con escamas parduscas) y el silvestre (de color blanco)

La Lepiota Procera: De sabor agradable parecido a la avellana y de carne blanquecina, crece en grupos y aparece en verano y otoño.

El Rebozuelo o Girola: Olor agradable y afrutado, de carne blanca amarillenta hacia la superficie, podemos encontrarlo en bosques frondosos en verano y otoño.

El Boletus Edulis: De tonos marrones y esporas entre amarillentas y verdes tiene un sombrero viscoso con la humedad. Su carne es blanca y su olor nos recuerda a la nuez. Podemos encontrarlo en verano y en otoño, crece tanto aislado como en grupos.

El Boletus Aereus: De sabor agradable, su carne es blanca firme pero tierna y su sombrero es negruzco. Crece tanto aislado como en grupos y lo encontraremos en verano y otoño.

El Níscalo: Es uno de los hongos más apreciados por su carne, de color anaranjado, esta recubierto de una materia harinosa blancuzca. Al principio su carne es blanca pero luego pasa a ser anaranjada verdosa, dura y quebradiza, tiene un perfume afrutado y un excelente sabor. Lo encontraremos en verano y otoño.

La Seta de Cardo: Es una de las más sabrosas, su olor es fúngico, sabor delicado y carne blanca. Crece en grupos en las épocas de verano y otoño.

La Seta de Chopo: Es de color amarillo, pero al envejecer se vuelve grisáceo. Es una seta carnosa blanda y viscosa. Su carne compacta y frágil, Crece en los troncos de los árboles, sobre todo chopos viejos o muertos. Aparece en primavera y otoño.

La Seta de Cura o Gorro Verde: El sombrero es de color verde pálido sobre un fondo blanquecino. Su carne es inodora de sabor delicado, blanca y quebradiza. Crece en grupos en bosques frondosos.

La Seta de San Jorge o Perrechico: Aparece en primavera de forma precoz. Su carne es blanca, compacta y firme, pero a la vez tierna, olor suave que nos recuerda a harina fresca. Tiene un sombrero blanco crema, es deliciosa y la encontramos en Abril-Mayo en los pastizales, rastrojos y en los huertos.

La Amanita Caesarea o Seta de los Césares: Era la preferida por los Césares. Se puede comer cruda con un poco de Aceite sal y limón. La encontramos en grupos en bosques frondosos en las épocas de verano y otoño. Tiene sombrero rojizo con carne firme y amarillenta.

La Colmenilla: Su sombrero nos recuerda a una colmena. La encontramos en grupos sobre todo bajo los fresnos y cerca del agua en primavera. Su carne es elástica, frágil, blanca apenas sin olor y su sabor es delicado pero NO deben tomarse crudas porque son toxicas

Las Trufas: Son hongos pequeños de gran valor económico y gastronómico. Es un hongo subterráneo que vive bajo ciertos árboles de hoja caduca como, robles, encinas, castaños y nogales con los que crea una simbiosis que se llama micorriza y produce un beneficio mutuo. Son de color oscuro y forma parecida a una patata pequeña.

La trufa negra o Perigor: De forma irregular ( parece un trozo de carbón) y de color negro o gris-violaceo. Tiene un olor fuerte y picante y de sabor un poco amargo. Su piel es fina y cubierta de verrugas. Su carne compacta, blanquecina cerca de la piel, gris en el centro y acaba con un color marrón violáceo. La podemos encontrar en los bosques españoles.

La Trufa Blanca: es conocida como la blanca de Italia (que es donde más abunda) y su precio ronda los 3.000€ por Kilo. Puede pesar entre 40 y 300 gramos. Tiene un olor intenso, forma irregular, piel fina y aterciopelada de color ocre y amarillento en el interior. Su época de crecimiento es entre final de verano y principios de invierno.

La trufa de Verano o Estival: La encontramos en verano hasta principios de Otoño. De color marrón negruzco, carne compacta, sabor que recuerda a las nueces, olor intenso, tiene forma irregular redonda cubierta de verrugas piramidales que la diferencian de las demás. Se vende durante todo el año confitada o en su propio jugo.

Las setas tienen muy pocas calorías (unas 20 por cada 100 gramos) y un alto contenido de agua.

Contiene buenas cantidades de vitaminas del grupo B. Destacan las B2 (participa en la producción de energía, en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas y se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos) y B3 (además de jugar un papel importante en el crecimiento, ayuda en el aprovechamiento de los hidratos de carbono, grasas y proteínas, en la producción de hormonas sexuales y en la síntesis del glucógeno, la principal reserva de energía en forma de hidratos de carbono en el hígado y en los músculos del organismo.

Además, es fuente de minerales como el yodo (indispensable para el funcionamiento de la glándula tiroides, que regula el metabolismo y también interviene en los procesos del crecimiento), el potasio (genera los impulsos nerviosos para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio del agua fuera y dentro de la célula) y el fosforo (forma parte de los dientes y los huesos y ayuda en procesos de obtención de energía).

Contiene ergosterol que es una sustancia que podemos encontrar en los tejidos vegetales y que se puede transformar en vitamina D. Gracias al sol se convierte en vitamina D2 y en el riñón se producen las formas activas de la vitamina D. Contribuye a la mineralización de los huesos y dientes gracias a la absorción del calcio y del fósforo.

Composición por 100 gramos de porción comestible
Energía (Kcal) 20
Agua (ml) 90,7
Hidratos carbono (g) 0,5
Fibra (g) 1,9
Potasio (mg) 470
Yodo (mcg) 10
Fósforo (mg) 115
Vitamina B2 (mcg de Eq. de retinol) 0,31
Vitamina B3 (mcg de Eq. de retinol) 3,5
Folatos (mcg) 23
mcg = microgramos (millonésima parte de un gramo)