Recomendaciones

  • Haga una dieta que consista en un 50 por ciento en alimentos crudos y que incluya abundantes frutas, granos y vegetales. Agréguele también pescado a su dieta.
  • Incluya abundante fibra en su dieta. La fibra es fundamental para mantener sano el colon. Muchos alimentos que tienen fibra, como pectina de manzana, se ligan a las toxinas del intestino y promueven su expulsión en la materia fecal. Siga el programa de limpieza del colon. Mantener limpio el colon reviste la mayor importancia.
  • Utilice suplementos de aceites de pescado y de primrose. Estos suplementos contienen ingredientes que interfieren la producción y el almacenamiento del  ácido araquidónico (AA), una sustancia natural que propicia tanto la reacción inflamatoria como el enrojecimiento y la hinchazón de las lesiones de la psoriasis. La carne roja y los productos lácteos contienen AA; por tanto, se deben evitar.
  • Aplíquese varias veces al DIA, agua de mar en el área afectada, utilizando una bolita de algodón.
  • Utilice aceites de sésamo o soja prensados en frío.
  • No consuma frutas cítricas, alimentos fritos ni procesados, grasas saturadas (se encuentran en la carne y en los productos lácteos), azúcar ni harina blanca.

Descripción

La psoriasis se manifiesta en forma de parches de escamas plateadas o áreas rojas en las piernas, las rodillas, los brazos, los codos, el cuero cabelludo, los oídos y la espalda. Las uñas de las manos y de los pies pueden perder el brillo y desarrollar crestas y hoyuelos. Este trastorno cutáneo, que suele tener bases genéticas, se asocia con la rápida duplicación de las células de las capas externas de la piel. Estos crecimientos de la epidermis nunca maduran. Mientras que las células cutáneas normales maduran y pasan de las capas basales (inferiores) de la piel a la epidermis en un lapso aproximado de veintiocho días, en la psoriasis este proceso demora aproximadamente ocho días y conduce al desarrollo de parches escamosos que se extienden y cubren áreas cada vez mas grandes. La psoriasis no es contagiosa.

Este trastorno de la piel usualmente sigue un patrón en el cual alternan los periodos de exacerbación de los síntomas con los periodos de remisión, y suele comenzar entre los quince y veinticinco años de edad. Entre otros factores, los ataques pueden ser precipitados por tensión nerviosa, estrés, enfermedades, lesiones, cirugías, cortadas, infecciones virales o bacterianas, quemaduras de sol, uso excesivo de drogas o de alcohol, uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, litio  cloroquina y betabloqueadores (una clase de medicamentos que los médicos recetan para las enfermedades cardiacas y la hipertensión arterial). Algunas personas presentan un tipo de artritis similar a la artritis reumatoidea que es difícil de tratar.

La causa de la psoriasis no se conoce, pero pue4de ser producto de la utilización inadecuada de las grasas por parte del organismo. Este trastorno no es común en países donde la dieta es  baja en grasa. Estudios recientes apuntan al posible compromiso del sistema inmunológico. La gente que tiene HIV o AIDS suelen sufrir de psoriasis. La acumulación de toxinas en un colon enfermizo también se ha relacionado con la psoriasis.