RECOMENDACIONES

Uno de los factores que más contribuyen a los problemas oculares son:

o Las dietas mal balanceadas, especialmente las que son ricas en alimentos desnaturalizados y sobrecargados de químicos y preservativos, como los que consumen todos los días la mayoría de las personas.

o La deficiencia de una sola vitamina puede derivar en diversos problemas oculares.

Suplementar la dieta con las vitaminas y los minerales correctos puede ayudar a prevenir o a corregir este tipo de problemas.

Algunos de esos suplementos también protegen contra la formación de radicales libres, que perjudican a los ojos.

Descripción

PROBLEMAS OCULARES

Todos hemos tenido en algún momento una molestia ocular:

fatiga ocular,
ojos inyectados de sangre,
ardor,
sequedad,
infección,
irritación,
escozor,
sensibilidad a la luz,
ulceración o lagrimeo,

para mencionar solo unos pocos. Mientras que algunos de los problemas oculares –por ejemplo, miopía o cataratas- son localizados, las afecciones de los ojos a menudo indican que en alguna otra parte del cuerpo existe una enfermedad.

El lagrimeo es uno de los síntomas del resfriado común;

La dificultad para leer y los ojos saltones pueden indicar que hay trastornos tiroideos;

Los círculos oscuros debajo de los ojos, al igual que los ojos rojos, inflamados y/o llorosos pueden ser señal de alergia;

Los ojos amarillentos a causa de la ictericia pueden indicar que hay hepatitis, enfermedad de la vesícula biliar o bloqueo por cálculo biliar;

Los ojos caídos suelen ser uno de los primeros síntomas de miastenia grave, una enfermedad en la cual los músculos del ojo se debilitan.

Una diferencia notoria en el tamaño de las pupilas puede indicar que existe un tumor en algún lugar del cuerpo

Mientras que ver borroso casi constantemente puede ser señal de hipertensión arterial o de diabetes.

El globo ocular es una esfera de aproximadamente un poco mas de un centímetro de diámetro que está cubierta por una capa exterior y dura llamada esclerótica, que es la parte blanca del ojo.

Debajo de la esclerótica se encuentra la capa intermedia del ojo, llamada coroides, que contiene los vasos sanguíneos que irrigan el ojo.

La parte anterior del ojo está cubierta por una membrana transparente llamada córnea.

Detrás de la córnea se encuentra una cámara llena de fluido, llamada cámara anterior;

Detrás de ella –en el centro de la esclerótica y en la parte anterior del globo ocular- está el iris, una membrana circular altamente pigmentada,

Y en su centro se encuentra la pupila.

Detrás del iris está el cristalino, que es transparente.

Por dentro del ojo y hacia la parte posterior se halla la retina, una membrana delicada y sensible a la luz que se conecta con el cerebro por medio del nervio óptico.

El ojo también contiene dos importantes fluidos:

• El cuerpo ciliar, cuyos músculos son responsables de enfocar el cristalino del ojo, produce una sustancia acuosa llamada humor acuoso, que llena el espacio entre la cornea y el cristalino. El humor acuoso contiene todos los elementos constitutivos de la sangre, excepto glóbulos rojos.

• El otro fluido es el humor vítreo, una sustancia gelatinosa que llena la parte posterior del globo ocular, es decir, el espacio entre el cristalino y la retina.

En la parte exterior del globo ocular hay seis músculos cuya labor es mover los ojos.

Debajo de los párpados superiores están las glándulas lacrimales, que segregan lágrimas. En los extremos interiores de los párpados se hallan los conductos lacrimales, pequeñas aperturas a través de las cuales las lágrimas pasan a la nariz y a la  parte posterior de la garganta. En los bordes de los párpados, donde se encuentran las pestañas, hay glándulas productoras de grasa, sudor y otras secreciones.

Aunque no solemos pensar en lo que significa el hecho de ver, este es, en realidad, un proceso complejo que se desarrolla continuamente y a una velocidad pasmosa.

La luz entre al ojo a través de la pupila, que cambia de tamaño dependiendo de la cantidad de luz que recibe. Cuando hay muy poca luz, la pupila se dilata; cuando la luz es muy brillante, la  pupila se contrae. Al entrar la luz en el ojo, el cristalino la enfoca y ajusta su forma por medio de los músculos y los ligamentos del cuerpo ciliar. El cristalino aumenta de grosor y se aplana de acuerdo con la distancia a la cual se encuentra el objeto que está enfocando.

El cristalino proyecta luz en la retina, donde un pigmento especial la absorbe y forma la imagen correspondiente, Por último, el nervio óptico transmite esa imagen al cerebro, órgano encargado de interpretarla. Cualquier obstáculo que se interponga entre un eslabón y otro de esta cadena de eventos puede dar por resultado alteración de la visión.

Muchos casos de pérdida de visión y de daño ocular se relacionan con distintas clases de enfermedades. La diabetes con frecuencia ocasiona hemorragias en la retina y en el vítreo, lo que a la larga puede producir ceguera. Las cataratas prematuras también se suelen relacionar con diabetes. La alta presión arterial lleva al engrosamiento gradual de los vasos sanguíneos del interior del ojo, y esto puede producir deterioro visual e, incluso, ceguera.