RECOMENDACIONES

Tome abundante agua de buena calidad para mantener hidratada la piel y eliminar las toxinas.

Consuma menos grasa. No consuma alimentos fritos, grasas de origen animal ni aceites vegetales procesados con calor, como los que venden en los supermercados. No cocine con  aceite ni consuma ningún aceite que haya sido sometido al calor, bien durante el procesamiento o bien durante la cocción. Si necesita utilizar un poquito de aceite, como por ejemplo para un aderezo de ensalada, use solamente aceite de oliva.

Elimine de su dieta las bebidas gaseosas y el alcohol. Evite el azúcar, el chocolate y las comidas basura.

Mantenga su piel muy limpia. Lávese la cara dos o tres veces al día, pero sin utilizar jabones ni limpiadores ásperos o fuertes. No utilice limpiadores ni lociones que contengan alcohol. Después de la limpieza, aplíquese un humectante natural oil free para preservar la suavidad de la piel.

Los ácidos Alfa-hidroxi, son un grupo de ácidos naturales (se encuentran mas que todo en las frutas) que propician la renovación celular y le ayudan a la piel a retener el agua, dándole una apariencia más suave y menos grasosa.

A la piel grasosa le convienen los productos que contienen ésos ácidos porque ayudan a desprender la capa superficial de células muertas de la piel, lo que estimula el crecimiento de piel sana y contribuye a cerrar los poros. Para este propósito quizás el mejor es el ácido glicólico. Si usted decide utilizar algún producto que tenga un ácido alfa hidroxi, empiece con uno que no contenga más de 5 por ciento de este ácido y aplíqueselo únicamente por la noche. Primero debe lavarse la cara y debe esperar cinco minutos antes de aplicarse una pequeña cantidad del producto. Después de dos o tres semanas de aplicarse el producto por la noche, empiece a aplicárselo también durante el día. A medida que su piel se vaya acostumbrando a los efectos, quizás usted quiera empezar a utilizar productos mas concentrados.

Dos o tres veces por semana utilice un algodón-esponja para la cara y agua tibia para estimular la circulación y eliminar las células muertas y las impurezas que se encuentran en la piel grasosa. No la utilice en el área de los ojos ni en áreas donde tenga lesiones.

Para eliminar el exceso de grasa, aplíquese una mascarilla de arcilla. Mezcle bien una cucharadita de polvo verde de arcilla y unja cucharadita de miel pura. Aplíquese la mezcla en la cara evitando el área de los ojos. Déjela actuar durante quince minutos y luego retíresela con agua tibia. Haga esto por lo menos tres veces por semana, o con la frecuencia que requiera.

Una o dos veces al día mezcle partes iguales de jugo de limón y agua. Aplíquese la mezcla en la cara y déjesela secar. Luego retíresela con agua caliente. A continuación aplíquese agua fría.

Para la piel mixta, sencillamente trate las áreas grasosas como piel grasosa y las áreas secas, como piel seca.

No fume, Fumar aumenta el tamaño de los poros y afecta adversamente a la salud de la piel.

Descripción

Cuando las glándulas sebáceas producen mas grasa de la que se requiere para la adecuada lubricación de la piel se dice que esta es grasosa. Ese exceso de grasa obstruye los poros y genera imperfecciones cutáneas. Aun cuando la herencia desempeña un papel importante en la piel grasosa, se sabe que la dieta y los niveles hormonales, entre otros factores, contribuyen a este problema cutáneo.

La humedad y el calor también estimulan la producción de mayor cantidad de grasa por parte de las glándulas sebáceas. Debido a los  cambios hormonales propios de la adolescencia y a que la piel tiende a volverse mas seca con la edad, la piel grasosa es frecuente en la adolescencia, aunque se puede presentar a cualquier edad. Muchas personas tienen piel grasosa solamente en algunas áreas  y piel seca o normal en otras. Esta condición se llama piel mixta. En general, la frente, la nariz, el mentón y la parte superior de la espalda tienden a ser más grasosos que otras áreas.

La piel grasosa tiene aspectos positivos. En este tipo de piel se desarrollan con más lentitud los cambios de coloración y las manchas relacionadas con la edad, las líneas finas y las arrugas. Esta piel no desarrolla pecas ni se enrojece en presencia del sol; por el contrario, adquiere un bronceado parejo y hermoso. En cuanto a los aspectos negativos, la piel grasosa es propensa a brotarse pasada la adolescencia, casi siempre se ve brillante, se siente grasosa y los poros tienen a ser grandes