Recomendaciones

  • Si usted presenta síntomas de pancreatitis, hable con su médico. Este problema de salud reviste suma gravedad y requiere atención médica.
  • Haga una dieta baja en grasa y en azúcar. Esto es muy importante para mejorarse.
  • No consuma alcohol en ninguna forma.
  • Si el médico le prescribe antibióticos, no deje de tomar, kéfir y yogur. Agréguele a su dieta algún tipo de acidophilus.
  • Si usted fuma, deje de hacerlo y evite los ambientes donde hay humo. Estudios recientes muestran una clara asociación entre la pancreatitis crónica y el tabaquismo.
  • Ayunar sirve para mejorar la salud de todos los órganos, incluido el páncreas.

Descripción

La pancreatitis es la inflamación del páncreas a causa de la obstrucción del conducto pancreático. Esa obstrucción puede deberse a cálculos biliares, cicatrización (que suele relacionarse con daño por consumo de alcohol) o tumor canceroso. El alcoholismo es, con mucho, la causa principal de la pancreatitis en los hombres. En las mujeres, esta enfermedad se relaciona frecuentemente con problemas de las vías biliares. La pancreatitis también puede originarse en infección  viral, lesión abdominal, obesidad, mala nutrición y utilización de algunas drogas.

La pancreatitis puede ser aguda o crónica. La pancreatitis aguda suele producir un dolor intenso que se presenta súbitamente y empieza en el área del ombligo e irradia a la espalda. De manera típica, moverse exacerba el dolor y sentarse lo alivia. El dolor puede ir acompañado de nauseas y vomito, que en algunas ocasiones es severo. Otros síntomas son inflamación y distensión de la parte superior del abdomen, exceso de gases, dolor en la parte superior del abdomen que los pacientes describen como quemarte o punzarte, fiebre, sudoración, hipertensión dolores musculares y deposición anormal y grasosa.

La pancreatitis crónica es una enfermedad en la cual la inflamación produce cambios irreversibles en la estructura microscópica del tejido de la vesícula biliar. En este tipo de pancreatitis son frecuentes los episodios de cálculos biliares y las infecciones de la vesícula biliar. Los síntomas de la pancreatitis crónica son difíciles de distinguir de los de la pancreatitis aguda, excepto por el hecho de que el dolor tiende a ser crónico en vez de presentarse de manera repentina. Además, la pancreatitis crónica puede agravarse con episodios agudos que se presentan periódicamente.

Debido a que el páncreas en la glándula que produce las hormonas insulina y glucagón, las cuales regulan los niveles sanguíneos de azúcar y contribuyen a la digestión, la pancreatitis –especialmente cuando es crónica- suele conducir a intolerancia a la glucosa (diabetes) y a trastornos digestivos.