Recomendaciones

  • Incremente su consumo de alimentos ricos en vitaminas B y en hierro, como alfalfa, arroz integral, huevos, cereales integrales enriquecidos, pescado, vegetales de hoja verde oscura, judías blancas, cereales, aves de corral y productos de soja.
  • Una ingesta insuficiente de hierro produce anemia, que se traduce en cansancio, irritabilidad e infelicidad.
  • Si los cambios anímicos son muy marcados y/o interfieren el desarrollo normal de su vida, considere la posibilidad de consultar con un experto. Explorar y comprender las emociones es una gran ayuda para poder afrontarlas.
  • Tenga en cuenta que es normal experimentar cambios anímicos durante el embarazo, y que éste suele ser un problema temporal.

Cambios anímicos

Los cambios anímicos son bastante frecuentes durante el embarazo. Se cree que esas oscilaciones del estado de ánimo se deben a:

  • cambios hormonales,
  • a deficiencia de vitaminas B, y
  • al estrés físico y psicológico que no sólo se origina en los cambios corporales sino en la inminencia de la maternidad.

Recomendaciones

  • Mantenga limpia la piel. Si la tiene con granos o si tiene barros, no utilice maquillaje.

Problemas de piel

Entre los problemas cutáneos más frecuentes durante el embarazo están:

  • las espinillas,
  • el acné,
  • las marcas rojas y
  • el cloasma, o máscara del embarazo (manchas oscuras en la piel de la cara).

Estos cambios cutáneos suelen desaparecer tan pronto como el bebé nace.

Recomendaciones

  • No cambie de posición rápidamente. Cuando esté acostada y vaya a sentarse o pararse, hágalo muy despacio. Tómese su tiempo y concéntrese en lo que está haciendo.

Vahídos

Durante el embarazo, pero especialmente durante el segundo trimestre, la presión arterial suele bajar debido a que el útero en crecimiento, presiona los vasos sanguíneos principales. Esto puede producir vahídos.