Recomendaciones

  • Haga una dieta que consista en frutas, verduras, nueces, semillas y arroz integral.
  • Todos los días haga ejercicio suave para aliviar el trauma del nervio y oxigenar los tejidos.
  • Evite los estimulantes como el café, las bebidas carbonatadas, la cafeína y el tabaco.
  • Si sospecha que su problema de visión tienen que ver con neuritis óptica, consulte con su médico inmediatamente. Es esencial empezar el tratamiento sin demora.
  • Aumente su ingesta de fluidos.

Descripción

La neuritis es la inflamación y/o el deterioro de un nervio o de un grupo de nervios. Suele formar parte del cuadro de alguna enfermedad degenerativa, como leucemia. La neuritis puede producir debilidad y atrofia musculares, al igual que pérdida de la sensibilidad y de los reflejos. Los músculos inervados por el nervio afectado suelen ser sumamente sensibles a la presión. La piel que cubre el grupo muscular afectado se ve brillante y el área afectada del cuerpo puede dejar de perspirar normalmente. No es inusual que la debilidad o la parálisis de los músculos del pie y del tobillo produzcan un trastorno llamado “pie en extensión”, en el cual el individuo arrastra los dedos de los pies al caminar.

Las causas de la neuritis son muy variadas y entre ellas se cuentan deficiencias nutricionales, especialmente falta de vitamina B; desequilibrios metabólicos, golpe directo o fractura de un hueso cercano al área afectada, infección del nervio comprometido, enfermedades como diabetes, gota y leucemia, ingestión de alcohol metílico y niveles tóxicos de metales, como plomo y mercurio. La neuritis se puede presentar a cualquier edad y afecta tanto a los hombres como a las mujeres, pese a que la incidencia es mayor en los hombres de treinta a cincuenta años. Esta enfermedad puede empezar de manera rápida, especialmente cuando es producida por infección severa y/o crónica o por intoxicación alcohólica, aunque esto no es lo más frecuente.

Los síntomas suelen evolucionar lentamente e incluyen dolor, sensación de hormigueo y pérdida de la sensibilidad en el área del nervio afectado, inflamación y enrojecimiento y, en casos severos,  convulsiones. La aparición de la enfermedad no siempre se percibe con claridad y a menudo la persona trata de compensar la debilidad muscular utilizando excesivamente músculos que no están afectados.

La neuritis óptica se presenta cuando la inflamación afecta al nervio óptico, lo que produce visión borrosa o pérdida de la vista de manera gradual o súbita. En casos severos el paciente queda ciego, aunque este suele ser un efecto temporal cuando se trata de manera inmediata. También se puede presentar dolor en el ojo.