Hay proteínas animales y vegetales. Las proteínas “completas” son las de la carne, pescado, leche y huevos, porque contienen los ocho aminoácidos esenciales que el organismo no sintetiza (fabrica) a partir de los alimentos y los tiene que “aportar” como sea.

En este caso hay que advertir que lo/las vegetariano/as “puro/as” que no toman ni carne ni pescado ni leche ni huevos, pueden desencadenar riesgos muy altos para sus hijos al carecer de estas sustancias.

Los alimentos proteicos de origen vegetal son las pastas, el arroz, la sémola, el maíz, el pan (y todos los tipos de cereales).

Las legumbres y leguminosas, como las lentejas, alubias, guisantes, y garbanzos son otras fuentes proteicas.

Y por último los frutos secos como nueces, avellanas, almendras y cacahuetes. Estos son ricos en grasa, hidratos y además tiene sal lo que no les convierte en buenos compañeros de viaje para mantener un peso ideal.

La carne tiene el problema de los depósitos grasos que contiene, por eso conviene ir a las carnes blancas, pollo y pavo. Entre los pescados son preferibles los blancos (merluza, lenguado, etc.).

La leche y los huevos son de los mejores alimentos. No hay que tomar leches desnatadas si no hay problemas orgánicos con la grasa. Y los huevos son además del alimento que mejor combina con todo, la mejor proteína que hay, por su exquisito balance de aminoácidos.