El uso de las infusiones se inicia como bebida beneficiosa para la salud. Parece ser que fue el emperador chino Sheng-Tun quien en el año 2,737 a.C. a su costumbre de beber agua hervida para mejor preservar su salud, le añadió unas hojas secas de té, iniciándose la bebida conocida como infusión, con propiedades médicas diuréticas, tónicas y balsámicas.

Las que más se utilizan son:

La Manzanilla

Empleada por sus efectos medicinales durante miles de años. Existen tres variantes, aunque la más conocida y la que encontraremos en todas las tiendas es la llamada manzanilla alemana.

La manzanilla tiene propiedades que la permiten su uso de forma tanto externa, para aliviar problemas como inflamaciones, caspa, eccema o hemorroides; como interna gracias a su efecto calmante gracias a que funciona como un sedante suave. Uno de sus principales usos es aliviar los problemas digestivos, ya que la manzanilla alivia los malestares intestinales.

Es una hierba adaptada a los climas cálidos, semicálidos, semisecos y templados, de abundante presencia en Latinoamérica, cuyas hojas se asemejan al encaje y sus flores se caracterizan por sus tonos amarillos y blancos.

Asimismo, es frecuente emplearla para irritaciones o inflamaciones oculares, para lo cual es necesario cocerla y dejarla enfriar. Otros usos hacen referencia a las afecciones respiratorias (catarros, tos, asma, etc.), para limpiar heridas superficiales o tratar el acné.

El Poleo – Menta

El poleo menta es una hierba perenne caracterizada por tallos de hasta 50 centímetros y un olor muy penetrante. Las propiedades medicinales de esta infusión pueden ser tanto de carácter interno, para los aparatos digestivo y respiratorio, como externo, ya que aplicado sobre la piel reduce el eccema o las hemorroides.

Tiene propiedades antiespasmódicas, antisépticas, así como para reducir la flatulencia y ayuda a las digestiones pesadas. Además, se emplea para catarros y tos.

De igual forma las propiedades del poleo menta la hacen ideal como repelente de moscas, mosquitos, pulgas o piojos. Siendo posible incluso su aplicación en animales para eliminar pulgas o garrapatas.

La Tila

Esta infusión es producto de un árbol que puede llegar a medir hasta 30 metros y puede crecer de forma silvestre, aunque lo más común, actualmente, es cultivarlo en climas cálidos, semicálidos y templados.

La parte medicinal se encuentra en sus flores y frutos que contienen farmesol y proporcionan un olor agradable. Debido a sus capacidades sedantes es frecuente emplearla como tranquilizante, para calmar el estado nervioso.

Además, ayuda a realizar la digestión y a dormir con facilidad. Aunque esa es su principal función también se emplea para reducir los problemas coronarios y arteriales, así como para cólicos y reducción de las irregularidades menstruales.

La Valeriana

Las propiedades medicinales de la raíz de la valeriana no se descubrieron hasta el siglo XVI, en el que se conoció su capacidad para controlar la epilepsia.

Al igual que la tila, esta hierba, administrada con precaución, actúa contra el nerviosismo, como sedante y relajante. Sin embargo, si no se cuida la proporción del consumo puede dar lugar a la excesiva sedación del sistema nervioso, así como al retardo de la circulación y el descenso de la presión arterial.

La Menta

Existen cerca de 30 variedades de esta hierba, aunque las más utilizadas son la Menta (Peppermint o Mentha Piperita) y Menta Verde (Spearmint o Mentha Spicata), y es cultivada, sobre todo, en Europa, Estados Unidos y Asia.

En gastronomía, se emplea para condimentar todo tipo de guisos, así como para aromatizar postres y, sobre todo, para producir licores. Se puede adquirir seca, fresca o en aceite, aunque conviene saber que siempre se encuentra muy concentrada.

El Anís Verde

Ya en la antigüedad, esta hierba se empleaba con fines mágicos, así como por su buen aroma, que proporcionaba un aliento fresco al mascarla.

España es uno de los principales productores de esta hierba, ya que le es muy favorable el clima mediterráneo.

Sus propiedades expectorantes, como tónico estomacal y digestivo hacen de ella una de las plantas medicinales más empleadas. Asimismo, tiene la propiedad de regular las funciones menstruales, así como de aliviar la flatulencia.

Al no ser soluble en agua, para prepararlo es necesario verter en el agua algún tipo de anisado ya preparado, en lugar de la propia esencia, que hace que ésta se ponga lechosa. Esta bebida es de gran utilidad como digestivo. Asimismo, se emplea con frecuencia en la cocina para dar aroma y sabor, sobre todo, a los dulces.

El Romero

Es una planta de color verde plateado que ha sido empleada desde la antigüedad con fines curativos del sistema nervioso y que, además, ha sido apreciada a lo largo de la historia por su persistente buen olor, parecido al del limón y al del pino.

Las hojas son en forma de aguja. Se puede obtener este tipo de hierba fresca, seca e incluso en polvo, aunque también es muy frecuente encontrarlo de forma silvestre o decorando los jardines.

Su empleo es muy común para la fabricación de cosméticos, así como para cocinar ensaladas, carnes o caldos. Los expertos aseguran que su aroma tiene la capacidad de reforzar la memoria y de mejorar la circulación.

La Yerba Mate

La yerba mate es una bebida muy utilizada en el cono sur de  América Latina. Es una planta de la familia de los arbustos, cuyo nombre científico es “ilex paraguariensis“ y que es consumida, principalmente, en Argentina, Paraguay y Uruguay, aunque su utilización también se ha extendido al sur de Brasil, a Chile y Bolivia.

El arbusto crece casi en forma silvestre en las cuencas del río Paraná. Su color es el verde y ya desde el siglo XIX se comercializaba industrialmente, aunque para rastrear sus orígenes como bebida, habría que remontarse mucho tiempo atrás, ya que los indios guaraníes (habitantes de la zona) fueron los primeros en consumirla.

Una de las características más preciadas es el alto grado de estimulación que tiene sobre el sistema nervioso central, lo que la ha llevado a ser considerada un excelente energizante natural. La mateína, una sustancia del mismo tipo que la cafeína, se hace presente en esta infusión, y es la principal causa de estos efectos beneficiosos para el organismo.

Entre la larga lista de minerales que la yerba mate le aporta al organismo se encuentran el sodio, el potasio, el magnesio y el manganeso, que son muy buenos para evitar la acumulación de ácido láctico en el cuerpo.

Infusiones de otras Plantas y sus beneficios

Acedera. Se pueden tomar infusiones para el acné, inflamaciones y depuración de la sangre.

Ajedrea. Dentro de las infusiones que son beneficiosas para el aparato digestivo

Albahaca. Múltiples beneficios: caída cabello, digestión, inflamación de encías…

Angélica. Beneficiosa para aparato digestivo.

Anís Infusión para evitar las flatulencias gases, también se usa como somnífero y elimina el mal aliento.

Artemisa. Planta estimulante y tónica. Regula menstruación, ideal para afecciones de los nervios

Borraja. Contra la fiebre y los eczemas

Cilantro. Estimulante, digestivo y antiespasmódico, contra la flatulencia y malas digestiones.

Comino. Alivian los problemas gastrointestinales y las flatulencias. Tónicos, aperitivos.

Eneldo. Una infusión de las semillas tiene propiedades: diuréticas, carminativa, antihemorroidal, empectico y sedante.

Estragón. Una de las infusiones recomendadas para favorecer la digestión.

Hierbabuena. Infusión estimulante, digestiva y reconstituyente. Los árabes creían que era una de las hierbas afrodisíacas más potentes.

Hinojo. recomendable dentro de las plantas de beneficios diuréticos y aperitivos.
Laurel Infusión que fortifica los nervios.

Manzanilla. La reina de las infusiones. Acción reductora de la inflamación, alivia úlceras de estómago, sedante, favorece el sueño

Menta. Problemas digestivos, dolores de cabeza, dolores de muelas

Orégano. Ideal para vías respiratorias, laringitis, amigdalitis, tónico estomacal, ayuda a expulsar gases, también contra dolores de espalda, reuma…

Romero. Contra el reuma y la gota, estimulante y mejora la circulación sanguínea

Salvia. Purificadora y astringente, depurativa, ayuda al hígado.

Té. El emperador de las tisanas tiene variedades con propiedades muy diferentes: ver las referencias en el apartado Té, como Antioxidante.

Tila. Infusión tranquilizante, combate insuficiencias renales, gripes, catarros y depresión nerviosa, mezclado con la manzanilla refuerza su condición de digestivo de ambas infusiones por separado

Tomillo. Aparte del mal aliento, favorece digestión y circulación, calma dolores de cabeza.

Verbena. Bajan la fiebre

Diferencia entre Infusión y Tisana

A la hora de hablar de bebidas calientes, suelen confundirse asiduamente las palabras tisana e infusión, que son por muchos considerada las mismas cosas, cuando esto no es así. Si bien los procedimientos para prepararlas guardan muchas similitudes, también tienen sus diferencias.

Por empezar, una infusión consiste de una bebida que se prepara a partir de agua muy caliente, pero que no ha llegado a hervir. Esta se coloca sobre las hojas secas, flores, granos o lo que fuere que se quiera consumir. Se deja reposar, se tapa, se filtra y se bebe. Algunos buenos ejemplos de infusión son el té, el café, la yerba mate o la manzanilla.

Caso contrario, la gran diferencia que existe con las tisanas es que en este caso el agua sí llega a punto de hervor. Incluso lo normal es que varias hierbas que puedan ser parte de esta bebida conlleven varios minutos de ebullición para que el agua interactúe con los principios activos de las plantas en cuestión.

Como han podido ver, la diferencia es pequeña pero existe. Es muy común que se confundan estas cuestiones, como también suele pasar con el típico caso de llamar «té» a cualquier bebida caliente, mientras que ese calificativo sólo corresponde a las infusiones procedentes de la camellia sinensis.