RECOMENDACIONES

Entre el 60 y el 70 por ciento de su dieta debe constar de alimentos crudos. Consuma abundantes verduras frescas y cantidades moderadas de pescado y de pollo sin piel, preparados a la parrilla.

No consuma ningún alimento que contenga azúcar o carbohidratos refinados. Los hongos prosperan en presencia del azúcar.

Elimine de su dieta los alimentos que favorecen la producción de mucosidad, especialmente carne y productos lácteos.

Evite las colas, y los alimentos procesados, fritos y con grasa.

Mantenga la piel limpia y seca. Exponga el área afectada al aire lo más que pueda.

Aplíquese en el área afectada miel y ajo machacado, alternándolos.

Use prendas y ropa interior limpias y de algodón. Utilice cada prenda de vestir y cada toalla solamente una vez, y luego lávelas en agua caliente.

Para recuperar las bacterias “amigables” del colon, hágase enemas de retención de L. bifidus.

Trate de que el área infectada no entre en contacto con la piel sana. Las personas que presentan infección por hongos en una parte del cuerpo suelen presentar infección en otras partes.

Si usted está amamantando y su bebe tiene candidiasis bucal, o si usted experimenta un dolor agudo y punzante durante el amamantamiento, o si ocurren ambas cosas, consulte con su médico y con el pediatra del bebe. Es posible que usted haya contraído una infección por hongos. Para curarse, tanto usted como el bebé deben recibir tratamiento.

Para los hongos (tiña), colóquese ajo crudo picado sobre el área afectada y cúbrala con un trozo de tela de algodón o de gasa estéril, a fin de que penetre el aire. No se cubra el área con vendas adhesivas ni plásticas. Este tipo de vendas promueven la humedad.

Si usted mismo se ha estado tratando una infección por hongos y nota que los síntomas están empeorando porque tiene fiebre y la inflamación se ha intensificado, consulte con su médico. Es posible que haya contraído una infección bacteriana, además de la infección por hongos.

Descripción

Algunas clases de hongos (especialmente cándida y tinea) pueden infectar la piel y/o las membranas mucosas; de igual modo, pueden desarrollarse debajo de las uñas, entre los dedos de los pies o en superficies internas del colon y de otros órganos.

Las infecciones cutáneas por hongos son más comunes en los lugares donde la piel tiende a ser húmeda y donde superficies cutáneas tienden a tocarse, como el área de la ingle “tiña cruris” y entre los dedos de los pies (“pie de atleta”). Sin embargo, en cualquier parte del cuerpo se pueden desarrollar parches rojos, húmedos y pruriginosos, lo cual indica que existe infección micótica (por hongos).

En los bebes, la infección por hongos se manifiesta como pañalitis. Esta infección le da a la piel de los bebes de tez clara una coloración rojo brillante y a los bebes de tez más oscura, una coloración café oscuro.

Las infecciones fungidas en la boca se denominan  candidiasis bucal, una condición que produce placas blancas y de apariencia cremosa en la lengua y en las membranas mucosas de la boca. Raspar las placas produce sangrado. Este problema es mas frecuente en los niños y en las personas con alteraciones del sistema inmunológico.

Las mujeres que están lactando a veces contraen infección por cándida en los pezones, lo que produce un dolor severo al amamantar al bebe. Este problema se puede complicar cuando el bebé desarrolla candidiasis bucal pues se produce un efecto de “ping-pong” en el cual la madre contagia a su hijo y este contagia a su madre continuamente.

La infección por hongos debajo de las uñas (paroniquia) o entre los dedos de los pies produce coloración anormal e inflamación, además de que las uñas se pueden desprender de sus respectivas matrices.

La infección de la vagina por hongos (vaginitis por hongos) suele ocasionar prurito intenso y secreción espesa y amarillenta.

Tiña u hongos, es una infección de la piel o del cuero cabelludo producida por hongos, cuya característica es la formación de pequeñas manchas rojas que crecen hasta alcanzar media pulgada de diámetro, aproximadamente. Al expandirse la mancha, su centro tiene a curarse mientras que los bordes se elevan, se enrojecen y se cubren de descamación fina, lo que les da una apariencia de anillo. Al igual que otras infecciones micóticas, la tiña  ocasiona un escozor intenso.

Las infecciones micóticas recurrentes indican que el sistema inmunológico esta débil. Las personas más propensas a este tipo de infecciones son las que sufren de diabetes y de cáncer, al igual que las que están infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (HIV). Las mujeres que utilizan anticonceptivos orales, las personas que toman antibióticos, las que son obesas y/o las que perspiran profusamente también tienen un alto riesgo de presentar infecciones por hongos.