RECOMENDACIONES

Para obtener las proteínas y las calorías que necesita, tome todos los días tres o más tazas de leche desnatada o leche de soja. Tome bebidas batidos de yogur de frutas. Consuma únicamente pan, macarrones, crackers y cereales calientes. Prepare las sopas con leche de soja, ya que son más ricas en proteína que las que se preparan a base de caldo.

Consuma entre comidas aguacate, queso, pollo o atún,  batidos de fruta, nueces y mantequilla de nuez, cereal y pan de grano entero, pavo y yogur. Además de promover el aumento de peso, estos alimentos son fáciles de digerir, son ricos en proteínas y ácidos grasos esenciales, y contiene bacterias “amigables”.

No tome líquidos antes ni durante las comidas.

Tome vitaminas B en suplemento, Las vitaminas del complejo B aumentan el apetito.

En lugar de hacer dos o tres comidas grandes al día, consuma con frecuencia pequeñas cantidades de alimentos. A veces tan sólo ver una gran cantidad de comida puede hacer que se pierda el apetito. Las comidas pequeñas pero frecuentes, se toleran mejor, y la cantidad de comida se puede aumentar gradualmente.

En lo posible haga ejercicio. Sin embargo, debe evitar el ejercicio demasiado fuerte. El ejercicio moderado y/o caminar aumentan el apetito. El ejercicio también favorece la asimilación de los nutrientes.

Si usted fuma, deje de hacerlo. Fumar disminuye el apetito y es una de las principales causas de inapetencia.

Al tratar de estimular el apetito, fíjese que la presentación y el aroma de los alimentos sean llamativos, al igual que el ambiente.

Si su pérdida de apetito es demasiado notoria, consulte con su médico para determinar si la causa es algún problema de salud.

Descripción

La inapetencia, o falta de apetito, no es una enfermedad sino un síntoma de algún problema de salud. Las razones para ésta carencia de apetito pueden estar en:

• Factores emocionales como depresión, enfermedad, estrés y trauma pueden hacer que el apetito se reduzca considerablemente.

• Algunos factores que están bajo nuestro control, como el consumo de alcohol, de tabaco o de otras sustancias, también pueden traducirse en perdida de apetito.

• Al igual que enfermedades no diagnosticadas

• El envenenamiento con metales pesados y/o

• Deficiencias nutricionales.