RECOMENDACIONES

Elimine por completo de su dieta el alcohol, los alimentos enlatados y empacados, los alimentos refinados y procesados, la sal, el azúcar, las grasas saturadas, las bebidas gaseosas y la harina blanca. Evite también los alimentos que contengan preservativos o colorantes artificiales.

No consuma frutas dulces ni zumos de uva, entre otros. Si tiene que tomar zumos de frutas dulces, mezcle el zumo con partes iguales de agua.

Haga una dieta rica en fibra, que incluya abundantes vegetales especialmente brócoli, zanahoria, alcachofas y espinaca cruda. Los vegetales se deben consumir crudos o cocidos al vapor. Incluya también en su dieta judías, arroz integral, lentejas,  productos de soja (tofu) y frutas, en especial manzana, albaricoque, aguacate, banano, melón, toronja y limón.

Para obtener proteína, consuma quesos bajos en grasa, pescado, Kefir,  nueces crudas, semillas, carne blanca de pavo o pechuga de pollo sin piel, y yogur desnatado.

Consuma con moderación alimentos ricos en almidón, como maíz, pasta, arroz blanco y batata.

No consuma alimentos grasosos como bacon, fiambres variados, alimentos frito, jamón, salchicha ni productos lácteos (excepto productos agrios bajos en grasa).

Haga cada día entre seis y ocho comidas pequeñas y no se permita sentir hambre. A algunas personas les ayuda consumir un snack ligero a la hora de acostarse.

Haga una dieta de rotación. Las alergias alimentarias se suelen relacionar con la hipoglicemia y pueden agravar los síntomas. Cuando perciba que el nivel del azúcar sanguíneo está bajo, combine fibra (como fibra) con algún alimento rico en proteína Cómase una manzana entera, que tiene mas fibra. La fibra de la manzana inhibe las fluctuaciones del azúcar sanguíneo.

La fibra sola (se encuentra en maíz, arroz integral, crackers) modera la reacción hipoglicémica. Consuma fibra media hora antes de las comidas.

Las tabletas de espirulina entre comidas estabilizan aun más el nivel del azúcar sanguíneo.

Ayune una vez al mes con zumos frescos de vegetales y enemas de zumo de limón. Para prevenir los episodios hipoglucémicos mientras está ayunando, utilice suplementos de espirulina o de proteína en polvo. Esto hace que mucha gente empiece a sentirse mejor rápidamente.

Descripción

HIPOGLICEMIA (Bajo nivel de azúcar sanguíneo)

La hipoglicemia se presenta cuando el nivel de glucosa (azúcar) de la sangre es anormalmente bajo. La secreción excesiva de insulina por parte del páncreas suele ser la causa de los bajos niveles de glucosa sanguínea. La insulina facilita el transporte de glucosa del torrente sanguíneo a las células de los músculos y del tejido graso, especialmente, y hace que la glucosa se sintetice en el hígado.

Cuando el páncreas no funciona correctamente, el metabolismo de los carbohidratos no se efectúa de manera normal.

Las personas que sufren de hipoglicemia presentan uno de los siguientes síntomas, o todos:

 fatiga,
 vahídos,
 aturdimiento,
• dolor de cabeza,
• irritabilidad,
 desmayos,
• depresión,
 antojos incontrolables de dulce,
 confusión,
 sudor nocturno,
 debilidad en las piernas,
 hambre constante, dolor en varias partes del cuerpo (especialmente en los ojos),
• perturbaciones mentales e
 insomnio.

Las personas hipoglicémicas se vuelven agresivas y pierden la paciencia fácilmente. Cualquiera de estos síntomas, o todos, se pueden presentar pocas horas después de consumir alimentos dulces o grasas. El comienzo y la severidad de los síntomas se relacionan directamente con el tiempo transcurrido desde la última comida y con el tipo de alimentos que la persona consumió

Los malos hábitos dietéticos, entre los cuales está consumir grandes cantidades de carbohidratos simples, azucares, alcohol, cafeína y bebidas gaseosas, y cantidades insuficientes de carbohidratos complejos. Se cree que los niveles altos de estrés también aumentan la incidencia de la hipoglicemia.

Aunque la hipoglicemia se puede heredar, una dieta inadecuada suele precipitar esta condición. Esta es la llamada hipoglicemia funcional.

Los trastornos hipoglicémicos se pueden deber a muchos problemas de salud como:

Insuficiencia adrenal,

Alteraciones de las glándulas tiroides y pituitaria,

Enfermedad renal y pancreatitis.

Deficiencia inmunológica y

La candidiasis se relacionan estrechamente con la hipoglicemia.

Insuficiencia hepática crónica que suelen presentar intolerancia a la glucosa e hiperinsulinismo (altos niveles sanguíneos de insulina), dos trastornos que desembocan en hipoglicemia.

Otras causas frecuentes de hipoglicemia son fumar y consumir grandes cantidades de cafeína, que se encuentra en las colas, el chocolate y el café. Aun cuando parezca paradójico, el bajo nivel de azúcar en la sangre puede ser una señal temprana de diabetes (alto nivel de azúcar sanguíneo).

La hipoglicemia es difícil de diagnosticar porque sus síntomas se parecen a los de otros problemas de salud, entre ellos alergias, asma, síndrome de fatiga crónica, alteraciones digestivas o intestinales, trastornos de la alimentación, síndrome de malabsorción, alteraciones mentales, problemas neurológicos, deficiencias nutricionales y problemas de peso.

 Para diagnosticar la hipoglicemia es necesario hacerse un examen llamado “curva de glucemia” o prueba de tolerancia a la glucosa. Sin embargo, mucha gente presenta síntomas de hipoglicemia a pesar de obtener resultados normales en la “curva” de cinco horas de duración. Una prueba diagnóstica útil es observar las recomendaciones nutricionales de esta sección y ver si los síntomas mejoran.