RECOMENDACIONES

Incluya en su dieta todas las frutas y los vegetales (excepto los que contienen salicilatos, los cuales se enumeran más adelante), panes y cereales.

Elimine de su dieta el azúcar refinado y los productos que contienen este tipo de azúcar. También debe eliminar todos los alimentos que contengan colorantes saborizantes o preservativos artificiales, los alimentos procesados y los que contienen salicilatos. Algunos alimentos contienen salicilatos de manera natural, como almendra, manzana, albaricoque, cereza,  todas las fresas, durazno, ciruela, tomate, pepino y naranja.

No consuma ninguno de los siguientes productos:

• Sidra de manzana
 Vinagre,
• bacón,
• mantequilla,
 golosinas,
• ketchup,
• chocolate,
 quesos con colorante,
• salsa chili,
• maíz,
• jamón,
• salchichas,
• margarina,
 leche,
• mostaza,
• cerdo,
 sal,
 bebidas gaseosas,
• salsa de soja,
• 
• No utilice antiácidos, pastillas contra la tos, perfume, ni dentífrico comercial. Compre dentífrico natural.

Evite las bebidas carbonatadas, pues contienen grandes cantidades de fosfatos. Los aditivos a base de fosfatos podrían ser responsables de la hiperquinesia (exceso de actividad muscular).

Altos niveles de fósforo y muy bajos niveles de calcio y de magnesio (el análisis del cabello determina los niveles de estos minerales) pueden ser señal de que el individuo es propenso a la hiperactividad y a las convulsiones.

La carne y la grasa también son ricas en fósforo

Haga una dieta de eliminación para identificar los alimentos que puedan causar o agravar los síntomas.

Descripción

La hiperactividad es un trastorno de algunos mecanismos del sistema nervioso central. La hiperactividad afecta fundamentalmente a los niños y ocasiona diversos problemas de aprendizaje y de conducta.

Entre los factores que se relacionan con al hiperactividad están:

• la herencia,
 el tabaquismo durante el embarazo,
• la falta de oxígeno durante el parto,
• los contaminantes medioambientales,
 los aditivos alimentarios artificiales,
• el envenenamiento con plomo,
 las alergias y
• el trauma prenatal
• los alimentos que contienen conservantes y salicilatos
 dieta baja en proteínas también incide en este trastorno.
 Diversos estudios han demostrado de manera concluyente que los aditivos de los alimentos desempeñan un papel importante en la hiperactividad.

Las características de la hiperactividad, que se pueden presentar solas o en combinación, son las siguientes:

• Golpearse voluntariamente la cabeza.
• Falta de concentración.
• Tendencia a molestar a otros niños.
• Conducta autodestructiva.
 Inestabilidad emocional; cambios anímicos demasiado frecuentes.
 Trastornos del habla y de la audición.
• Pataletas.
 Impaciencia; dificultad para esperar.
 Distracción extrema.
 Falta de memoria.
 Incapacidad para terminar las actividades.
• Dificultad para resolver problemas o para manejar el tiempo.
• Baja tolerancia al estrés y a las dificultades cotidianas.
• Problemas de aprendizaje.
• Tendencia a la frustración.
 Incapacidad de permanecer sentado y tranquilo durante cualquier periodo de tiempo, incluso durante las comidas.
• Movimientos torpes.
 Alteraciones del sueño.
 Fracaso escolar a pesar de tener una inteligencia promedio, o superior al promedio.

Ningún individuo presenta todos estos síntomas. Aunque este trastorno se presenta básicamente en los niños, los adultos también pueden sufrir de hiperactividad.