El depósito de grasa en el hígado en personas con escasa o nula ingesta de alcohol, puede producir una enfermedad hepática severa. Es una hepatopatía muy frecuente, y se calcula que afecta entre el 10% al 24% de la población general (este porcentaje suele ser más elevado en países desarrollados).

El hígado graso (HG) es más frecuente en el hombre (30%-40%) que en la mujer (15%-20%), aunque no se conoce el motivo de esta distribución.

Actualmente, es la causa más importante de enfermedad de hígado en el mundo y, sin tratamiento, puede terminar en cirrosis hepática y cáncer de hígado. Es la segunda razón de trasplante de hígado en Estados Unidos, y se calcula que en los próximos años será la primera.

Las causas más frecuentes de HG son: sobrepeso, aumento de colesterol, triglicéridos y glucosa e ingesta excesiva de bebidas refrescantes (un 12,8% de pacientes con HG no tienen ningún motivo que justifique esta enfermedad).

El diagnóstico de HG no es fácil ya que, la mayoría de los enfermos no notan síntomas. A veces, pueden presentar alteraciones de los análisis del hígado (transaminasas), que se detectan en un chequeo rutinario. El diagnostico definitivo se hace, esencialmente, por técnicas de imagen, siendo la ecografía abdominal la más utilizada (tiene una sensibilidad diagnóstica del 75% y una especificidad del 95%). También, se puede diagnosticar realizando una resonancia magnética y mediante biopsia hepática.

Existen dos formas de HG:

Benigno (sólo grasa) y agresivo (grasa con inflamación y destrucción), con peor pronóstico.

La forma más benigna de HG si no es sometida a tratamiento, puede evolucionar también a enfermedad severa.

Por otra parte, según las últimas investigaciones, el HG se considera como una enfermedad multisistémica (afecta a diversos órganos humanos). Así, se sabe que los pacientes con HG, tienen un aumento de riesgo cardiovascular (mayor probabilidad de infarto de miocardio), accidente cerebrovascular (ictus) y enfermedad vascular periférica (trombosis).

También, tienen más probabilidades de padecer un cáncer de colon. Además, es un factor de riesgo importante, de diabetes (duplica la posibilidad de padecerla).

Recientemente, se ha demostrado que los pacientes con HG, tienen con más frecuencia una enfermedad renal crónica (se da en el 20%-55% de HG).

Los factores de riesgo para empeoramiento del HG son: edad superior a 50 años, obesidad, resistencia a la insulina, diabetes y niveles de ferritina elevados.

Existe un análisis genético muy útil para conocer el riesgo de progresión del HG: la determinación del polimorfismo del gen PNPLA3 que, puede dar 3 resultados: bajo, intermedio o alto.

En relación con el tratamiento del HG, si hay causas metabólicas (aumento del colesterol, triglicéridos y glucosa), hay que administrar fármacos para corregirlos (Estatinas, Metformina, etc).

Es importante que los paciente con HG, practiquen entre 3-5 horas o más de ejercicio físico a la semana (caminar, nadar, etc). El ejercicio físico per se, en ausencia de disminución de peso, es eficaz en el tratamiento del HG.

Los pacientes con HG y sobrepeso, deben ser sometidos a una dieta hipocalórica para adelgazar. Así, se ha demostrado que una pérdida de peso entre el 5%-10% con respecto al basal, mejora los análisis del hígado (transaminasas) y la lesión histológica. En este sentido es muy importante que se aplique la dieta mediterránea, puesto que aporta importantes beneficios en la mejoría de esta enfermedad.

Así, se sabe que el componente esencial responsable de los beneficios de la dieta mediterránea, es el aceite de oliva.

El aceite de oliva tiene un alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados (los más importantes son los polifenoles, antioxidantes químicos), que ejercen un efecto favorable en el HG.

En experimentos con animales se ha comprobado que, el aceite de oliva mejora en un 37% la enfermedad del hígado, demostrada mediante biopsia hepática.

También, en diversos estudios realizados en humanos, se ha confirmado que el aceite de oliva disminuye significativamente, el depósito de grasa en hígado y el tamaño del hígado.

En un estudio publicado este año, se incluyó aceite de oliva en la dieta hipocalórica administrada, durante 12 semanas, a 32 enfermos con HG, y otros 34 tomaron aceite de girasol. Se observó en los pacientes que tomaron aceite de oliva, una disminución en el grado de grasa del hígado, junto al porcentaje de grasa corporal superior a los que recibieron aceite de girasol.

En otros estudios, se comprobó un efecto similar cuando se comparaba el aceite de oliva con otros aceites (aceite de soja y cártamo).

También, se ha realizado otro estudio, en el que se incluyeron a 43 enfermos con HG, divididos en 2 grupos que hicieron dieta hipocalórica con o sin aceite de oliva virgen extrafino. Tomaron 3 cucharadas soperas diarias de aceite junto con la dieta. En los pacientes que recibieron aceite de oliva, se observó una disminución significativa de las transaminasas y de peso (3,45 kg de media) en comparación con los controles.

Dado que como se ha comentado, el HG es una enfermedad multisistémica, hay que señalar los posibles efectos beneficiosos indirectos sobre el sistema vascular. Así, se ha demostrado que el aceite de oliva disminuye los niveles de colesterol malo (LDL), sin afectar a los del bueno (HDL).

Por todo esto, el aceite de oliva se debe añadir en la dieta del tratamiento de HG.

También, se debe recomendar la ingesta de 3 cafés diarios, que pueden evitar la progresión de la enfermedad.

Finalmente, existen diversos fármacos (Vitamina E, Pentoxifilina, Metformina, Ácido Ursodeoxicólico, etc) que pueden ser útiles en el tratamiento del HG.

En resumen, el HG es una enfermedad frecuente en la población general que afecta al hígado y a otros órganos.

El tratamiento consiste, esencialmente, en medidas dietéticas junto con cambios en el estilo de vida (ejercicio físico). Además de los fármacos mencionados anteriormente para tratar el HG, se están haciendo diversos ensayos con otros medicamentos (Ácido Obeticólico, Cenicriviroc, etc).

Dr. Vicente Carreño

Especialista en Enfermedades del Hígado

PPRESIDENTE DE LA FUNDACION DE INVESTIGACIONES BIOMÉDICAS

http://www.fehv.org