RECOMENDACIONES

Haga una dieta de alimentos crudos durante cinco días. Por lo menos el 50 por ciento de sus alimentos diarios se deben consumir crudos.

Evite los alimentos muy condimentados, pues su olor persiste durante horas. Entre los alimentos que dejan en la boca aceites que despiden olor hasta por veinticuatro horas, sin importar cuantas veces se cepille uno los dientes o cuantos gargarismos haga, están anchoas, queso azul, queso Cammembert, ajo, cebolla, pastrami, peperoni, queso Roquefort, salami y atún.

La cerveza, el café, el whisky y el vino dejan residuos que se adhieren a la placa blanda y pegajosa de la dentadura y, por tanto, entran al sistema digestivo. Cada vez que la persona respira el olor se libera en el aire.

Evite los alimentos que quedan atrapados fácilmente entre los dientes o que producen caries dental, como carne, vegetales fibrosos y golosinas, especialmente golosinas pegajosas.

Para desintoxicar el organismo, haga una dieta de limpieza con jugo de limón fresco y agua.

Cepíllese los dientes y la lengua después de cada comida.

A fin de prevenir la acumulación de bacterias, cambie su cepillo de dientes cada mes y después de cualquier enfermedad infecciosa.

Utilice todos los días hilo dental y un enjuague bucal de clorofila.

Después de cada comida dese un masaje entre los dientes con los palillos de madera que se consigue en la mayoría de las farmacias. Esto es importante para prevenir la enfermedad de las encías.

Mantenga limpio su cepillo de dientes. Cuando no lo esté utilizando, póngalo entre peroxido de hidrogeno  para exterminar los gérmenes y enjuáguelo bien antes de  lavarse los dientes. En el comercio se consiguen esterilizadores especiales para los cepillos de dientes, los cuales destruyen las bacterias. Esos aparatos se activan automáticamente a intervalos durante todo el día.

No utilice enjuagues bucales comerciales. La mayoría de esos productos no contienen otra cosa que saborizantes, colorantes y alcohol. Aun cuando es posible que destruyan las bacterias causantes del mal aliento, esas bacterias no demoran en volver a aparecer con mas fuerza. Los enjuagues bucales también irritan las encías, la lengua y las membranas mucosas de la boca.

La halitosis puede ser señal de algún problema de salud. Si las sugerencias de esta sección no acaban con su problema de mal aliento, pídale a su medico que le haga un examen completo.

Descripción

La causa típica de la halitosis son los malos hábitos de higiene oral. Sin embargo, otros factores también pueden incidir en este problema, como enfermedad de las encías, caries, acumulación de metales pesados, infecciones de la nariz o de la garganta, dieta inadecuada, estreñimiento, tabaquismo, diabetes, bacterias indeseables en la boca, indigestión, mala digestión de las proteínas, disfunción hepática, secreción posnasal, estrés y exceso de bacterias indeseables en el colon.