RECOMENDACIONES

Consuma todos los días alimentos ricos en fibra, como frutas frescas, vegetales crudos de color verde y arroz integral. Consuma también espárrago, judías, coles de Bruselas, calabaza, zanahoria, ajo, guisantes, batata y granos enteros.

Beba mas agua. Esto es importante cuando se le agrega fibra a la dieta. Tome por lo menos ocho vasos de agua, tenga o no sed.

Consuma abundantes alimentos ricos en pectina, como manzana, zanahoria, remolacha, banano, frutas cítricas, y guisantes secos. La pectina también se encuentra en suplemento.

Haga una dieta baja en grasa. No consuma alimentos fritos.

Evite los alimentos que estimulan la secreción de las membranas mucosas, como productos lácteos, grasas y alimentos muy condimentados.

No consuma productos lácteos, bebidas gaseosas, carne, harina blanca, alimentos altamente procesados, sal, café, alcohol ni azúcar. Estos alimentos son difíciles de digerir y tienen muy poco fibra, o ninguna.

Para aliviar rápidamente el estreñimiento, tome un vaso grande de agua de buena calidad cada diez minutos durante media hora. Este es un excelente remedio para eliminar toxinas y aliviar el estreñimiento.

Consuma higos, los mejores laxantes naturales.

Consuma porciones pequeñas. No haga comidas pesadas y grandes.

Haga ejercicio. La actividad física acelera la movilización de los excrementos por el intestino. Caminar durante veinte minutos suele ser suficiente para aliviar el estreñimiento. Además, hacer ejercicio con regularidad es importante para prevenir este trastorno, en primer lugar.

Vaya al baño a la misma hora todos los días, incluso si no siente la urgencia de evacuar el intestino, y relájese. El estrés comprime los músculos y puede ocasionar estreñimiento. Mucha gente se relaja leyendo. Nunca reprima el deseo de defecar.

Mantenga limpio el colon. (Enemas).
Si el estreñimiento no se soluciona, hágase enemas de limpieza

No consuma productos que contengan aceite mineral, pues puede inferir la absorción de las vitaminas solubles en grasa. Evite también la leche de magnesia y el citrato de magnesia, pues atraen gran cantidad de fluido hacia los intestinos, lo que promueve la eliminación de minerales del organismo.

Las personas que suelen tomar muchos laxantes deben tomar también acidophilus para reemplazar las bacterias “amigables”. El uso prolongado de laxantes expulsa las bacterias intestinales y produce estreñimiento crónico.

Descripción

El estreñimiento se produce cuando los excrementos se movilizan muy despacio por el intestino grueso, lo cual da por resultado evacuaciones intestinales poco frecuentes y/o dolorosas. El estreñimiento es la raíz de muchos padecimientos distintos, entre ellos apendicitis, mal aliento, olor corporal, lengua sucia o saburral, depresión, diverticulosis, fatiga, gases, dolores de cabeza, hemorroides (almorranas), hernia, indigestión, insomnio, síndrome de malabsorción, obesidad y varices. El estreñimiento puede intervenir, incluso, en el desarrollo de enfermedades graves, como cáncer intestinal.

Es importante que el intestino funcione todos los días. El colon es el depósito del material de desecho del organismo, que se debe eliminar cada dieciocho a veinticuatro horas. Transcurrido ese lapso, se puede formar toxinas perjudiciales.

Los antígenos y las toxinas de las bacterias intestinales y de las partículas no digeridas de alimentos desempeñan un papel importante en el desarrollo de algunas enfermedades, entre ellas diabetes mellitas, meningitis, miastenia grave, enfermedades tiroideas, candidiasis, gases y sensación de llenado, migraña, fatiga y colitis ulcerativa.

En la mayoría de los casos, el origen del estreñimiento es el consumo insuficiente de fibra y de fluidos. Otros factores que producen estreñimiento son falta de ejercicio, edad avanzada, trastornos musculares, anomalías estructurales, enfermedades intestinales, trastornos neurógenos y dieta inadecuada, especialmente consumo excesivo de comida rápida. El estreñimiento puede ser un efecto secundario de los suplementos de hierro y de algunos medicamentos, como analgésicos y antidepresivos. Es muy frecuente durante el embarazo.

Dos alteraciones metabólicas que pueden conducir al estreñimiento son un nivel alto de calcio y un nivel  bajo de hormona tiroidea. Las personas que tienen insuficiencia renal o diabetes también tienden a presentar estreñimiento. En personas de edad avanzada el estreñimiento suele ser producido por deshidratación; en personas de cualquier edad, la depresión influye en este trastorno.

En un pequeño porcentaje de personas, como las que han sufrido lesión de la columna vertebral, el origen del estreñimiento es el daño o la destrucción de los nervios que regulan el movimiento intestinal. La enfermedad de Hirschsprung impide que la materia fecal se excrete normalmente, pues faltan los nervios del interior del intestino. El uso habitual y prolongado de laxantes puede deteriorar las células nerviosas de la pared del colon. Cuando esto ocurre, la consecuencia inevitable es el estreñimiento. Las hemorroides trombosadas, las fisuras anales y los sacos anales infectados ocasionan a veces espasmos tan dolorosos que puede producir contracciones musculares e imposibilitar la evacuación de la materia fecal.