Recomendaciones

  • Consuma frutas frescas y secas, como pasas, dátiles e higos.
  • Consuma todos los días verduras frescas y ensaladas que contengan una buena variedad de verduras de todos los colores.
  • Aumente la cantidad de fibra de su dieta. Buenas opciones son cereales y panes de grano entero.
  • Tome todos los días entre seis y ocho vasos de líquido, sobre todo agua.
  • Camine por lo menos un kilómetro al día y establezca una hora fija para evacuar el intestino todos los días. Esto es muy útil para la digestión y la eliminación. Eleve los pies y las piernas durante el proceso de eliminación para relajar los músculos del ano.
  • Si nada le resulta eficaz, hágase de vez en cuando un enema de agua a temperatura corporal.
  • No utilice laxantes de los que venden sin receta médica, a menos que se lo ordene su médico o profesional de la salud.

Descripción

Los cambios hormonales característicos del embarazo ejercen un efecto relajante de los músculos, incluidos los del tracto digestivo. El aumento de la progesterona disminuye la eficacia del intestino. Las contracciones rítmicas normales del intestino tienden a volverse lentas y el resultado suele ser el estreñimiento.