RECOMENDACIONES

Para agilizar la recuperación, haga una dieta bien balanceada y rica en fibra. La fibra ayuda a limpiar el organismo. Entre los alimentos que le conviene están: almendras, albaricoques, plátano, judías, remolacha, nueces de Brasil, arroz integral, zanahoria, dátiles, pescado, ajo, uvas, avellanas, limón, lenteja, cebolla, espinaca y yogur.

En lo posible, solo consuma alimentos cultivados orgánicamente.

Tome solamente agua embotellada.

Haga un ayuno de limpieza durante tres días de cada mes para ayudarle al organismo a liberarse de las toxinas.

Evite al máximo los productos químicos.

Descripción

ENVENENAMIENTO CON PRODUCTOS QUÍMICOS

Al igual que los metales tóxicos, los químicos venenosos –como cloro, desinfectantes, metales pesados, herbicidas, insecticidas, productos derivados del petróleo y solventes- pueden introducirse en el organismo y afectar al funcionamiento de sus órganos.

Este es el envenenamiento con productos químicos. Algunos químicos se absorben a través de la piel; otros se inhalan o se ingieren. Estos químicos representan una amenaza para el sistema inmunológico, que trata de liberarse de las sustancias venenosas. La consecuencia de la exposición a esa clase de venenos es el deterioro de los órganos internos, especialmente el hígado.

El envenenamiento crónico con productos químicos se presenta con frecuencia entre:

• quienes utilizan o están expuestos a sustancias químicas en su trabajo, así como también entre

• quienes utilizan cantidades excesivamente altas de sprays químicos.

• gente que vive cerca de basureros o plantas de reciclaje o

• de ciertas instalaciones industriales

Todos ellos también están expuestos crónicamente a químicos tóxicos.

El envenenamiento agudo con productos químicos puede presentarse como resultado de la ingestión accidental de productos de uso doméstico (esto puede ocurrir cuando hay niños) o del consumo inadecuado o excesivo de medicamentos.