Introdujo el Oleocanthal en España en 2013, y lleva cuatro años trabajando sobre conceptos como grasas insaturadas y saturadas, y fenoles como el Oleocanthal en beneficio de la Salud de los ciudadanos.

Como médico ¿Por qué se interesa tanto en los aceites de oliva virgen extra?

Los aceites de oliva virgen extra son muy importantes para la alimentación. Es el único aceite que está obtenido naturalmente, es decir que no está rectificado ni desnaturalizado ni refinado, como el resto de los aceites de mesa. Es además el complemento ideal para aliñar muchos alimentos e igualmente para cocinarlos.

¿Pero no deja de ser una grasa?

Sí. Las grasas son absolutamente necesarias para el ser humano. El aceite de oliva virgen extra tiene en su composición, un 98% de grasas y un 2% de componentes minoritarios como son los fenoles. Dentro de ese 98% el 85% son grasas insaturadas que son beneficiosas para el organismo y tan solo un 15% o menos son grasas saturadas.
Decimos eso por el semáforo nutricional, que aparece como fuera de las normas de alimentación en los supermercados.
El semáforo es una orientación que se trata de dar para que el consumidor siga unas pautas a la hora de realizar sus compras. Y desde luego a veces no tiene nada que ver con hábitos saludables deseables.

Como decimos, las grasas son necesarias para el cuerpo humano. ¿pero qué tipo de grasas hay en la alimentación? Hay grasas saturadas que es prácticamente imposible eliminar de la alimentación. Porque no existen alimentos naturales perfectos. Consumir entre un 10 y un 15% de grasas saturadas en el aove es el precio que tenemos que pagar por que es un alimento natural.
El Concurso WBHEC, está destinado a conocer los niveles de grasas y fenoles. Es el único concurso a nivel mundial que cuantifica los niveles de grasas y fenoles. De hecho, los aceites de oliva virgen extra, son únicos en su composición fenólica. Las otras grasas no contienen fenoles, ni la de soja, ni palma, ni girasol, ni canola o colza.

Hablemos del Oleocanthal ¿Cómo se descubrió?

Lo descubrió el científico americano Gary Beauchamp. Anteriormente el Profesor Montedoro de Italia, había descubierto diversas fórmulas como el Descarboximetil Ligustrosido Aglicona en 1993. Pero estando en un Congreso de química sensorial en la ciudad de Sicilia, al Dr. Gary Beauchamp le dieron a probar como parte de la comida de todos los comensales, aceite de oliva virgen extra. Y por azar, Beauchamp paladeó unos buches de aove y se dio cuenta de que había una sensación conocida para él. En ese momento estaban probando en su laboratorio de Philadelphia, en el Monell Center un jarabe para los niños, que contenía Ibuprofeno. El sabor, le pareció familiar al Dr. Beauchamp y pidió de vuelta a Estados Unidos que le dieran una muestra de ese aove y se la dieron en una botella vacía de 2 litros de Coca Cola. Ya en su laboratorio de Philadelphia, su equipo de investigadores empezó a analizarlo. Al cabo de cinco años Gary Beauchamp y colaboradores descubrieron que esa sustancia (el aceite de oliva virgen extra) contenía, lo que ellos llamaron Oleocanthal, del latín Oleo, Acanthos griego, y Al de aldehído.

¿Entonces ese descubrimiento fue totalmente fortuito?

Bueno, fortuito teniendo en cuenta que el Dr. Gary Beauchamp, dirigía un Instituto, el Monell Center, con más de 130 investigadores, destinados a temas de organolepsia. Pero sí que fue fortuito que Beauchamp se encontrara en Sicilia y que le dieran a probar como parte del aderezo de las ensaladas, aceite de oliva virgen extra.

¿Y Usted cómo conoció al Dr. Beauchamp?

Había leído sobre esa sustancia llamada Oleocanthal y sus atributos sobre la Salud. Y en 2013 empecé a indagar sobre la importancia que podía tener para la alimentación. En una feria de aceite de oliva virgen extra en Benalmádena, Málaga, fui preguntando a todos los productores si habían oído hablar del Oleocanthal. Nadie había oído hablar del tema. Y entonces decidí escribir al Dr. Gary Beauchamp y comentarle mi interés en esa sustancia. El Dr. Beauchamp aceptó mi invitación para venir a verme a Málaga, y a continuación, fundamos en la isla griega de Zakyntos la Oleocanthal International Society.

¿Y qué tiene de novedoso el Oleocanthal?

Pues muchas cosas. Tiene propiedades antiinflamatorias, contra el dolor y contra la fiebre. Es inhibidor de la prostaglandina y anticoagulante. Y hace 4 años se descubrió que es protector contra el Alzheimer. Y la más sobresaliente de ellas es que el Oleocanthal se ha demostrado que mata células cancerosas “in vitro” en 30 minutos sin dañar las sanas.

Parece que el Aove es realmente importante para la Salud, ¿Es así?

Sí, es muy importante. Llama la atención, que de momento ningún laboratorio se haya interesado por el Oleocanthal. No existe en medicina una sustancia que haya demostrado científicamente matar células cancerosas en 30 minutos sin dañar las células sanas del cuerpo. Ese experimento se llevó a cabo por uno de los ayudantes de Gary Beauchamp, el Dr. Paul Breslin. Breslin comentaba junto a otros colaboradores del Departamento de oncología de la Universidad de New York (los Doctores Foster y Legendre) que habían repetido hasta la saciedad con muestras de cánceres y que siempre encontraron el mismo resultado: el Oleocanthal mataba células cancerosas.

Y sobre el resto de fenoles

Hay como 50 fenoles en el aceite de oliva virgen extra. Tan sólo seis son relevantes para la Salud. Hablamos del Tirosol, Hidroxitirosol, los Lignanos y Secoroideos, la Oleuropeina (la que da el sabor amargo de los aceites), la Oleaceina que va muy unida al Oleocanthal, y el Oleocanthal (que da el sabor picante a los aoves). Y es el que indicó a Gary Beauchamp sobre su carácter beneficioso para la salud.

¿Entonces todos los Aoves tienen fenoles?

En mayor o menor cantidad sí. Es muy curioso que, en los aceites de oliva virgen extra de primera cosecha o cosecha temprana, concretamente el Oleocanthal está presente en todas las variedades. Hojiblanca, gordal, arbequina, picudo, empeltre, etc. Pero tan solo mantienen ese poder del Oleocanthal durante casi toda la campaña, las variedades, picual, cornicabra, manzanilla cacereña, alfafarenca, koroneiki (la más extendida en Grecia) coratina (Italia y Chile). Que curiosamente también son las más extendidas en el mundo.

Por último, preguntamos por las catas o concursos de Aceite de Oliva Virgen Extra ¿Qué opinión le merecen?

Las catas son elementos diferenciadores del aceite de oliva virgen extra. Y fundamentalmente han extendido la cultura de los Aoves al público en general. Pero no hay que confundir la organolepsia es decir, los sabores y olores con lo que son elementos químicos fundamentales de los Aoves. Las catas son atributos propios para conocer los aceites de oliva virgen extra, pero sólo las pruebas químicas, el laboratorio, las que dan o no el carácter beneficioso para la Salud.