RECOMENDACIONES

  • Evite todo contacto con el tabaco. El humo del cigarrillo es la sustancia más nociva con la que puede entrar en contacto cualquier persona que tenga enfisema. Si usted sufre de enfisema y fuma, debe dejar el hábito. Evita los sitios donde haya gente fumando y no permita que fumen en su casa, en su coche o cerca de usted.

  • Haga una dieta que consista en un 50 por ciento de alimentos crudos. El 50 por ciento restante debe constar de sopas, pollo o pavo sin piel, pescado, arroz integral y cereales de grano entero.

  • Al despertarse, tome una cucharadita de aceite de oliva virgen extra mezclado con zumo de manzana. Esto suministra ácidos grasos esenciales y ayuda a eliminar desechos tóxicos de la vesícula biliar y del intestino grueso.

  • Consuma todos los días ajo y cebolla.

  • Evite los alimentos fritos y grasosos, la sal y todos los alimentos que produzcan excesiva mucosidad en el tracto gastrointestinal, los pulmones, los senos nasales y la cavidad nasal. Entre los alimentos que contribuyen a la formación de mucosidad están carnes, huevos, todos los productos lácteos (incluyendo el queso), los alimentos procesados, el tabaco, comida basura y los productos que contienen harina blanca. Lea cuidadosamente las etiquetas; a menudo esos ingredientes están “ocultos” en los productos.

  • Evite los alimentos que producen gases, como legumbres y repollo. Estos alimentos causan distensión abdominal, lo que interfiere la respiración.

  • Evite los alimentos que requieren mucha masticación, como carnes y nueces. Las enfermedades crónicas de los pulmones pueden dificultar la respiración durante la masticación. Si es necesario cocine ligeramente al vapor los vegetales para que sean más fáciles de comer.

  • Cuídese de que los desayunos sean a base de líquidos calientes y transparentes (como tés de hierbas) para aflojar la mucosidad de las vías respiratorias.

  • Como cualquier sustancia química adicional aumenta el riesgo de enfermar de los pulmones, utilice solamente productos esenciales para lavar la ropa (no deben tener aroma). Evite los perfumes y todo los que contenga fragancia. Además, debe evitar las estufas de gas; las estufas eléctricas son preferibles para quienes tienen problemas respiratorios. En lugar de alfombra –que atrapa polvo, moho y muchos químicos del aire que irritan los pulmones- coloque en su casa pisos de madera, de baldosa o de piedra. Decore a base de pintura (actualmente se encuentran pinturas “sin olor”) en lugar de papel, porque los pegamentos con los cuales se adhieren a las paredes tienen sustancias químicas volátiles que molestan a muchas personas. Evite los asientos, los platos y otros artículos de plástico. No use productos en aerosol.

  • Tome las cosas con calma y evite el estrés. Tome mucho aire fresco.

  • Haga periódicamente un ayuno de limpieza a base de zanahoria, apio, espinaca y zumos frescos preparados con todos los vegetales de color verde oscuro.

  • Evite la contaminación del aire. Si el ambiente en el cual usted trabaja es sucio, polvoriento o tóxico, cambie de trabajo.

  • No se quede en su casa cuando vayan a hacer limpieza a fondo, y regrese por lo menos dos horas después de que hayan terminado. La limpieza del hogar levanta polvo y moho.

  • Evite el clima húmedo y caliente. Si usted tiene que vivir en un clima de este tipo, es esencial que el aire acondicionado central funcione constantemente.

  • También es fundamental que su automóvil tenga aire acondicionado. No permita que nadie fume dentro de su automóvil, ni que entren personas que se hayan aplicado perfume.

  • No permita que a su casa ni a su automóvil entre animales peludos, pues la pelusa que sueltan irrita los pulmones.

DESCRIPCIÓN

El EPOC es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, ES DECIR el Enfisema y la Bronquitis.

El enfisema es una enfermedad obstructiva crónica de los pulmones, producida por dilatación y pérdida de la elasticidad del tejido pulmonar. La persona que sufre de enfisema no puede espirar sin hacer un gran esfuerzo. El aire viciado permanece estancado en los pulmones y esto impide que se realice el indispensable intercambio de oxigeno y dióxido de carbono. El síntoma más frecuente del enfisema es el ahogo seguido de tos cuando la persona hace cualquier esfuerzo, por insignificante que sea.

La mayoría de las personas a las cuales les diagnosticaron enfisema han fumado durante mucho tiempo. A menudo, los síntomas solo se manifiestan en la edad mediana, cuando el individuo empieza a perder la capacidad de hacer ejercicio o de realizar trabajos pesados, y aparece una tos seca. Aun cuando los síntomas suelen ser leves al principio, empeoran con el tiempo.

En casos excepcionales, el enfisema es resultado de la deficiencia de una proteína sanguínea llamada antitripsina. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos el enfisema se debe al tabaquismo. Fumar produce inflamación crónica pero leve de los pulmones, lo que aumenta la probabilidad de contraer esta enfermedad, que es progresiva.