El Tajo es un desfiladero, conocido también como Puente Nuevo, sobre la ciudad de Ronda en Málaga. Tiene una garganta que ha ido excavando el rio Guadalevín de 500 metros de largo y 100 metros de profundidad. Posee una hondonada circular denominada “La Caldera,” cubierta de matorral, y su superficie total es de 47,5 Ha.

Podemos ver vencejos, córvidos, palomas, el cernícalo vulgary y el halcón peregrino.

Este accidente geológico parte a Ronda en dos junto a los tres puentes que se construyeron en distintos periodos de la historia para salvar la garganta del rio Guadalevín.

El origen de la garganta se remonta a hace cinco millones de años, cuando sus aguas comenzaron a erosionar el sistema.

En Ronda lo peculiar es que el río está encajonado cuando atraviesa la ciudad y el valle se ha abierto en lo que se llama La Hoya del Tajo. En la actualidad el rio Guadalevín sigue erosionando las paredes del Tajo con su trabajo silencioso del agua y por las rocas que arrastra que actúan como martillos, es posible que con el tiempo desaparezca, aunque tendría que pasar demasiado.

Como el accidente geológico del Tajo no hay otro, aunque hay algo parecido como Los Cortados de Cuenca, Los Conglomerados de Montserrat y los Mallos de Riglos. Tambien en Málaga nos encontramos con las formaciones de Setenil de las Bodegas, son parecidas al Tajo de Ronda y al Cañón del Colorado.