Descripción

El agua es el compuesto químico mas importante para la existencia de la vida en nuestro planeta. Es esencial en la nutrición de plantas y animales de todo tipo. Aproximadamente el 70% del cuerpo humano esta compuesto por agua, porcentaje que varía según la edad de la persona y el estado de salud en que se encuentre. Una persona puede vivir sin alimentos entre treinta y cincuenta días pero no sin agua. Las personas que hacen huelga de hambre, siempre consumen agua, de lo contrario en tres-cuatro días morirían.

El agua es parte constitutiva de todas las células de tejidos de animales y plantas, como así también de los cristales de muchos minerales. Dada su presencia en todos los tejidos, el agua tiene fundamental presencia en los alimentos que ingerimos. Es decir que no ingerimos agua solo cuando la bebemos, sino que también la incorporamos cuando comemos cualquier alimento. Esto puede entenderse observando la gráfica de contenido de agua en los alimentos.

Químicamente el agua es un compuesto relativamente estable formado por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Es usado como neutralizante o diluyente en soluciones para rebajar o diluir las bebidas destiladas y/o las fermentadas y para elaborar cualquier tipo de bebidas que el ser humano ingiera.

Nutricionalmente, el agua no aporta calorías al organismo excepto cuando está acompañada de azucares u otros componentes.
Se encuentra en forma muy abundante en el planeta y aparece como sólido, líquido y gas. Como sólido en hielos árticos y antárticos, y en la nieve; como líquido en su estado natural a temperatura ambiente de zonas habitables y como gas en la atmósfera del planeta.

A pesar de esto, el 90% del agua presente en el planeta no es apta para consumo humano, debido a la presencia de sales y minerales como por ejemplo en el agua de mar y en los hielos polares. Solo el otro 10% constituido por el agua de nieves, lagos, pantanos y ríos es apta para un consumo casi directo.
La nieve es la forma más pura para ser consumida por el hombre, siguiéndole la lluvia. Se considera así por el hecho de que las lluvias, o el agua en forma líquida, arrastra las impurezas que pueda haber en la atmósfera al caer en forma de lluvia, cosa que en el caso de la nieve no ocurre por encontrarse sólida y recorrer menos distancia para tocar suelo de montañas o zonas de altura.

Por esta última razón, el agua de deshielos de montañas nevadas se considera libre de impurezas orgánicas, aunque al recorrer lechos de ríos suele arrastrar consigo sales (o minerales). Esta es conocida como agua mineral, o agua con minerales, dada su pureza y aporte de sales para el consumo.

De esta forma es utilizada para ser embotellada por considerarse pura y potable. Esto no ocurre en las zonas pobladas donde el agua de ríos y lagos puede encontrarse contaminada por vertidos y residuos industriales, lo que la hacen no apta o muy poco recomendable para el consumo humano.

Un problema típico que presenta el agua, en zonas donde podría creerse apta para consumo humano, es su dureza. La dureza en el agua, viene dada principalmente por la presencia de calcio y magnesio como minerales más duros, aunque se podría extender a una lista de muchos. Aproximadamente el 75% de las reservas consideradas potables, cuentan con durezas no recomendables, que para ser combatidas son tratadas con sistemas de filtración de diversos tipos y características y así potabilizarla.

Hay varios tipos de aguas:

El agua mineral, es agua que contiene minerales u otras substancias disueltas que alteran su sabor o le dan un valor terapéutico. Sales, compuestos sulfurados y gases están entre las sustancias que pueden estar disueltas en el agua; esta puede ser, también efervescente. El agua mineral puede ser preparada o puede producirse naturalmente.

El agua potable. Se denomina (del latín potus- bebida, potabilis- bebible, potare – beber) al agua «bebible» en el sentido que puede ser consumida por personas y animales sin riesgo de contraer enfermedad. El término se aplica al agua que ha sido tratada para su consumo humano según unos estándares de calidad determinados por las autoridades locales e internacionales.

El agua natural. Su composición es muy variable y también lo es su posible contaminación.

Se clasifican en:

• Aguas meteóricas: lluvia, nieve, rocío

-Bajas en salinidad
-Ricas en gases: oxigeno, nitrógeno,..
-Pueden llevar cierta carga microbiana por arrastre en la atmòsfera.
• Aguas superficiales: ríos, lagos

– Aguas superficiales
– Salinidad variable, pues depende del terreno con el que
esté en contacto

• Aguas profundas: manantiales, pozos

– Gran salinidad
– Apenas tienen materia orgánica
– Apenas tienen microorganismos

Son numerosos los elementos minerales que pueden encontrarse en el agua:

Metales: Na, K, Ca, Mg, Al, Fe

No metales: C, H, Si, Cl, S, O2

Características Organolépticas

OLOR

Las aguas potables son inodoras, pero pueden tener cierto olor por desarrollo de microorganismos, contaminación cloacal, contaminación por residuos industriales.

El agua puede oler a petróleo o moho y se debe investigar su procedencia. La determinación del olor se hace con el límite umbral: dilución máxima de agua inodora para hacer susceptible su olor.

SABOR

Es bastante subjetivo, pero normalmente el sabor va en función de las sales. El límite de cloruro sódico, ClNa, es de 300-400 mg, y el de sulfato de calcio de 500-600 mg.

El sabor también va a depender de la temperatura, la temperatura ideal es de 7 a 11º para que resulte agradable.

COLOR

En la naturaleza no existen aguas incoloras, aunque a pequeña profundidad lo puedan parecer. La coloración del agua puede ser debida a materias orgánicas e inorgánicas disueltas en disolución coloidal. El color del agua tiene importancia desde el punto de vista higiénico, ya que es un indicativo de donde procede el agua. El color se puede determinar comparándolo con una escala de patrones.

TURBIDEZ

El agua debe ser transparente, pero pequeñas cantidades de sustancias suspendidas le pueden dar opacidad, en principio no es perjudicial para la salud, pero la puede hacer rechazable. Si la turbidez proceden de hongos, detritus la harán sospechosa para el consumo.

El grado de turbidez da idea de los procesos de coagulación, decantación y filtración que se han realizado para preparar el agua para el consumo. Se determina con patrones preparados con anhídrido de silício en agua destilada.

pH

Las aguas potables deben ser neutras o ligeramente alcalinas, se mide con el medidor de pH.

RESIDUO SECO A 110º

Se determina en un volumen concreto de 100 a 500 ml, se calienta a 110º y se obtiene un residuo de peso fijo, que puede ser importante, ya que puede crear hábito para un determinado tipo de salinidad.

NITRITOS, NITRATOS, AMONIACO

Son factores de suma importancia porque la presencia y cantidad de estas sustancias es indicio de contaminación. En principio

LAS AGUAS MINERALES

Se obtienen de manantiales naturales o creados por el ser humano, y se caracteriza por su pureza original tanto química como microbiológica. Su origen subterráneo le confiere minerales, oligoelementos y otros componentes con efectos sobre el cuerpo humano, y además, garantizan su protección frente a la polución química.

Clasificación o tipos de agua mineral

AGUAS HIPOSÓDICAS DIURÉTICAS.

Aguas con bajo contenido en sodio –menos de 20 mg/l–. Las dietas de bajo contenido sódico benefician a quienes tienen hipertensión arterial, problemas cardiacos, litiasis, afecciones renales o alteraciones asociadas a retención de líquidos.

AGUAS DE DÉBIL MINERALIZACIÓN.

Son aquellas que tienen aportes de calcio inferiores a 150 mg/l y aportes de magnesio de menos de 50 mg/l. Por encima de esos valores, las aguas cálcicas y magnésicas representan una mayor sobrecarga renal. Las aguas de débil mineralización están recomendadas para la elaboración de los preparados alimenticios infantiles y para personas con problemas de riñón.

AGUAS DE MINERALIZACIÓN FUERTE.

Es aquella con residuo seco superior a 1500 mg/l

AGUAS BICARBONATADAS.

Su aporte de bicarbonatos supera los 600 mg/l. Tienen efecto neutralizante de la secreción gástrica y estimulan la digestión

AGUAS SULFATADAS.

Con más de 200 mg/l de sulfatos

AGUAS CLORUDADAS.

Con más de 200 mg/l de cloruro

AGUAS CÁLCICAS.

Con más de 150 mg/l de calcio

AGUAS MAGNESICAS.

Con más de 50 mg/l de magnesio

AGUAS FLUORADAS.

Con más de 1 mg/l de fluoruros

AGUAS FERRUGINOSAS.

Con más de 1 mg/l de hierro

AGUAS SODICAS.

Con más de 200 mg/l de sodio Indicadas para dietas pobres en sodio: no más de 20 mg/l de sodio.