Recomendaciones

  • Retírese los anillos que acostumbra utilizar. Si olvida hacerlo, podría ser necesario cortarlos para podérselos retirar.
  • Apenas advierta que las manos, las piernas o los pies se están hinchando, comuníqueselo a su médico o profesional de la salud. A pesar de que un poco de hinchazón se considera aceptable, esta situación debe ser evaluada profesionalmente pues a veces el edema es el primer síntoma de toxemia, una complicación potencialmente grave del embarazo.
  • Evite la sal y los alimentos muy procesados, y mantenga una dieta bien balanceada y rica en proteína. No tome diuréticos.
  • Vista prendas sueltas y zapatos cómodos. Es posible que durante el embarazo necesite usar zapatos más grandes de lo que es normal para usted. Cuando nazca el bebé, sus pies volverán al tamaño normal.
  • No coloque nada en su regazo cuando esté sentada (por ejemplo, no cargue a un niño), pues se afecta la circulación.
  • Camine todos los días un kilómetro. Caminar ayuda a controlar el edema.

Descripción

Comunmente conocido como hinchazón de manos y pies. Durante el embarazo aumenta la retención de fluidos debido a que el nivel del estrógeno del organismo se eleva. Esto puede hacer que las manos y los pies se hinchen, lo cual es normal durante este periodo.