RECOMENDACIONES

Si el médico le receta antibióticos para una infección bacteriana en la garganta, consuma yogur y tome algún suplemento de acidophilus para reemplazar las bacterias “amigables”. Sin embargo, no tome el antibiótico y el acidophilus al mismo tiempo.

Un remedio provechoso es tomar sorbos de vitamina D líquida, que se prepara disolviendo en agua o jugo vitamina C en polvo. Pase cada sorbo lentamente.

Alterne los gargarismos de líquido de clorofila y sal marina (media cucharadita en un vaso de agua caliente). Haga varios gargarismos al día.

Tome abundantes líquidos. Lo mejor es tomar jugos frescos.

Para recubrir la garganta y aliviar el dolor, mezcle miel cruda y jugo de limón.

Si usted fuma, deje ese hábito. Fumar es una de las principales causas de dolor de garganta

Descripción

La mayoría de los dolores de garganta son producidos por infecciones virales, como las que causan el resfriado común, aunque también pueden ser causados por infecciones bacterianas (especialmente estreptococos) y por cualquier agente que irrite la delicada membrana mucosa del fondo de la garganta y de la boca.

Entre esos agentes irritantes están polvo, humo, emanaciones, alimentos o bebidas demasiado caliente, infecciones de la dentadura o de las encías, y abrasiones. La tos crónica y hablar en voz demasiado alta también pueden irritar la garganta.

El dolor de garganta agudo suele evolucionar en el curso de unos pocos días a unas pocas semanas. Aunque generalmente el dolor de garganta no es un problema grave, suele ser  el primer síntoma de otro problema de salud, como resfriado, influenza, mononucleosis, virus de Epstein-Barr, herpes simple y muchas enfermedades de la infancia, entre ellas sarampión y varicela. Con menos frecuencia es señal de síndrome de fatiga crónica, difteria, inflamación de la epiglotis, gingivitis, cáncer de laringe o absceso en las amígdalas.