RECOMENDACIONES

Si usted sospecha que su organismo es deficiente en cobre,  aumente su consumo de alimentos ricos en este micromineral esencial, como legumbres (especialmente soja), nueces, coco, pimienta negra, mariscos, pasas, melaza, aguacate, granos enteros y coliflor.

La deficiencia de cobre se puede confirmar con un análisis de cabello.

Descripción

El cobre es un micromineral esencial. Incluso una pequeña deficiencia de cobre afecta a la capacidad de los glóbulos blancos de la sangre para combatir las infecciones. El cobre es necesario para la adecuada absorción del hierro y se encuentra fundamentalmente en los alimentos que contienen hierro. Cuando el organismo no tiene suficiente cobre, la producción de hemoglobina se reduce y puede presentarse anemia por deficiencia de cobre.

Varias reacciones enzimáticas requieren cobre. Este micromineral es necesario para la formación de elastina y colágeno, para catalizar las reacciones proteínicas y para transportar oxígeno. Además, el organismo lo utiliza para el metabolismo de los ácidos grasos esenciales. La deficiencia de cobre produce diversos síntomas, entre ellos diarrea, utilización ineficaz del hierro y las proteínas, y alteración del crecimiento. En los bebés, la deficiencia de cobre puede afectar al desarrollo de los tejidos nerviosos, óseo y pulmonar; además, la estructura de esas partes del organismo puede sufrir daño.

Para que el organismo funcione bien, tiene que haber un equilibrio entre el cobre y el cinc; su desequilibrio puede conducir a problemas tiroideos. Además, niveles bajos (o altos) de cobre pueden repercutir en problemas mentales y emocionales. Por ejemplo, la deficiencia de cobre podría tener relación con la anorexia nerviosa.

Es más probable que presenten deficiencia de cobre, los bebés alimentados únicamente con leche de soja, las personas que sufren de esprue o disentería catarral (forma crónica de malabsorción), las que tienen enfermedad renal, y las que toman de manera habitual dosis excesivamente altas de cinc.

La utilización a largo plazo de anticonceptivos orales puede alterar el balance del cobre en el organismo, lo que se traduce en niveles excesivamente altos o excesivamente bajos de cobre.

El nivel del cobre se puede determinar mediante examen de sangre, examen de orina y análisis de cabello. Determinar el nivel y la proporción de los minerales es la base de cualquier programa nutricional cuyo objetivo sea balancear la química del organismo