RECOMENDACIONES

A fin de equilibrar el pH de su organismo, consuma durante tres días vegetales crudos y jugos.

Evite los alimentos fríos, las carnes, la cafeína, el azúcar y los alimentos procesados.

Para tratar los callos y las callosidades, ablande la piel endurecida introduciendo los pies durante quince minutos en aproximadamente cuatro litros de agua caliente con dos cucharadas de jabón líquido suave para vajilla. Luego séquese los pies con una toalla suave y fricciónese el área afectada con varias gotas de aceite de vitamina E. Después púlase suavemente la  superficie del callo o callosidad utilizando una piedra pómez o una lima especial. Ayudándose con una bolita de algodón o un trocito de gasa, lávese el área afectada con agua y jabón suave. Haga esto dos veces al día. Después de hacerse el tratamiento póngase medias blancas de algodón.

Para disminuir la presión, colóquese sobre el callo un parche acolchado, redondo u ovalado con un hueco en el centro. Estírelo para que quede expuesta un área de por lo menos un octavo de pulgada alrededor del callo. Luego aplíquese aceite de vitamina E sobre el callo, cúbralo con un cuadrito de gasa y envuelva el dedo del pie con cinta adhesiva.

Para los callos que se forman entre los dedos de los pies, aplíquese delicadamente aceite de vitamina E y colóquese encima una bolita de algodón limpio. Utilice solamente algodón no use motas de material sintético para aplicar cosméticos. Después de hacerse este tratamiento, póngase medias blancas de algodón y déjeselas toda la noche. El aceite de vitamina E mezclado con ajo pircado es eficaz para ablandar los callos y callosidades.

Nunca utilice cuchilla ni ningún instrumento afiliado para retirarse la piel endurecida.

Descripción

Las callosidades son áreas de hiperqueratosis, o crecimiento excesivo del tejido cutáneo. La piel se engruesa y se endurece. Las callosidades se suelen formar en los pies y/o a veces, en las manos. Los callos son pequeños crecimientos cutáneos en forma de cono que se suelen desarrollar encima de los dedos de los pies, o entre ellos. Pueden ser blandos o duros. Los que se forman entre os dedos de los pies son blandos a causa de la humedad de esa área; los que se forman encima de los dedos de los pies son generalmente duros.

Esos crecimientos causan inflamación y dolor, más que las callosidades, los callos duelen al tacto. Los callos y las callosidades se suelen desarrollar a causa de la fricción o la presión frecuente, como la que produce utilizar zapatos muy ajustados y realizar lagunas tareas repetidamente. Otros factores que pueden tener relación con este problema son infecciones de estafilococos o estreptococos, desalineación de los pies y desequilibrio del pH del organismo. El consumo elevado de grasas, azucares y alimentos muy procesados es la causa más común del desequilibrio acidobásico del organismo.