Recomendaciones

Para prevenir los calambres en las piernas, aumente su ingesta de calcio y de potasio consumiendo alimentos como:

  • almendras,
  • plátano,
  • toronja,
  • quesos desnatados,
  • naranja,
  • salmón,
  • sardinas,
  • productos a base de soja (como tofu) y
  • yogures bajos en grasa.

Una cantidad adecuada de calcio también se necesita para el desarrollo del feto y para prevenir la hipertensión arterial, que no inusual al final del embarazo.

Cuando vaya a dormir o a estar sentada, eleve las piernas por encima del nivel del corazón.

No permanezca de pie en el mismo sitio durante periodos largos. Traslade el peso de su cuerpo de una pierna a la otra cada cierto número de minutos.

No estire los pies con las puntas hacia abajo.

Camine por lo menos un kilómetro todos los días para estimular la circulación sanguínea de las piernas.

Para aliviar los calambres, flexione los pies con las puntas de los dedos hacia arriba.

Cuando la ataque un calambre, colóquese sobre el área afectada una botella de agua caliente y haga presión con las manos.

Descripción

Los calambres en las piernas suelen originarse en deficiencias nutricionales y/o en desequilibrios electrolíticos. Además, la tensión que soportan las piernas por el peso adicional puede contribuir a este problema.