Recomendaciones

  • Mientras establece un patrón normal de alimentación, siga una dieta bien balanceada y alta en fibra. Consuma abundante fruta y vegetales frescos y crudos. Estos alimentos limpian el organismo. Cuando el organismo esté limpio, el apetito tiende a normalizarse.
  • No consuma azúcar y evite los productos elaborados con harina blanca.
  • Evite los alimentos procesados porque sus aditivos tienden a aumentar la aversión a la comida.
  • Busque ayuda de uno o más especialistas en trastornos de la alimentación, que conozcan el manejo de los aspectos físicos y sicológicos de la anorexia nerviosa. Además del aspecto nutricional, para que el paciente se recupere por lo general se requiere la ayuda de un psicólogo especializado.
  • Analice si su autoestima es baja. Las mujeres con baja autoestima tienden a presentar conductas autodestructivas, como involucrarse en relaciones abusivas, presentar trastornos de la alimentación y tener un comportamiento sexual compulsivo. Cultive relaciones positivas, es decir, con personas que lo hagan sentir importante, que lo apoyen y admiren sus logros e intereses. En lo posible, excluya de su vida todo y a todos los que lo hagan sentir menospreciado, y busque ayuda para aprender a manejar las situaciones negativas que son inevitables en la vida.

Alimentos preferidos

Leche y derivados:

  • Leche desnatada.
  • Quesos tipo Burgos y desnatados.
  • Yogur desnatado.

Carne y aves

  • Pollo sin piel.
  • Ternera magra.
  • Vaca magra.

Embutidos:

  • Jamón York extra.

Pescados:

  • Pescadilla, merluza, lenguado, gallo y todos en general.

Cereales:

  • Pan con fibra.

Verduras y hortalizas:

  • Todas, ensalada o cocidas sin aceite, solo vinagre o limón.

Frutas frescas:

  • Todas, dependiendo de su valor energético.

Azúcares y derivados:

  • Sacarinas.

Bebidas:

  • Caldos vegetales sin grasa.
  • Café y café descafeinado.
  • Infusiones.
  • Bebidas bajas en calorías.
  • Agua mineral.

Condimentos:

  • Vinagre, limón y perejil.

Alimentos tolerados

Cereales:

  • Pan integral.

Verduras y hortalizas:

  • Patatas cocidas sin aceite.

Bebidas:

  • Zumos naturales sin azúcar.

Condimentos:

  • Hierbas aromáticas

Alimentos rechazados

Leche y derivados:

  • Leche entera.
  • Quesos grasos y extragrasos.
  • Quesos fermentados, Quesos en porciones y en lonchas.
  • Yogur enriquecido.
  • Nata, cuajada, flan, natillas, mousses.

Carnes y aves:

  • Aves con piel.
  • Cerdo y derivados.
  • Carnes grasas.Vísceras y despojos.
  • Embutidos, como chorizo, mortadela, salchichón.
  • Patés.

Pescados:

  • Conservas y adobos.

Huevos:

  • Rechazados.

Cereales:

  • Pan blanco
  • Arroces
  • Pasta
  • Bollería
  • Bizcochos
  • Galletas

Verduras y hortalizas:

  • Patatas con grasa como chips, bravas, fritas.

Legumbres:

  • Todas rechazadas.

Frutas:

  • Higos, plátanos y uvas, por su valor calórico.

Frutos secos:

  • Todos, por el mismo motivo.

Grasas:

  • Todas.

Azúcares:

  • Azúcar, mermelada, cacao.

Bebidas:

  • Chocolate, cacao, bebidas azucaradas.

Salsas:

  • Todas son rechazadas.

Descripción

En 1.988 se utilizó por primera vez el término anorexia nerviosa., trastorno que sufren las personas que, a pesar de estar delgadas y débiles, insisten en que  deben bajar de peso y dejan de consumir la cantidad de alimentos necesarios para seguir con vida.

La anorexia nerviosa es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por el rechazo a la comida hasta el punto de llegar a la inanición. Otros síntomas son un temor intenso a engordar que nunca abandona a la persona, no importa cuan delgada llegue a estar, exceso de actividad y obsesión con el ejercicio físico, sentimientos negativos acerca del propio cuerpo, profundos sentimientos de vergüenza, y abuso del alcohol y/o de las drogas. El 95 por ciento de quienes sufren de anorexia nerviosa son mujeres, condición que suele presentarse por primera vez en la adolescencia. De hecho, entre el 1 y el 2 por ciento de la población femenina entre doce y dieciocho años tiene esta enfermedad.

Algunas personas aquejadas por la anorexia nerviosa sencillamente dejan de comer; otras se inducen al vómito o toman laxantes inmediatamente después de comer, y otras hacen las tres cosas. La mayoría de las personas que presentan anorexia experimentan una sensación normal de hambre al principio de la enfermedad, pero aprenden a pasarlo por alto. A pesar de que rehúsan comer, suelen vivir obsesionadas por la comida y pueden pasar largas horas fantaseando acerca de ella, leyendo recetas de cocina o incluso preparando complicados platos para los demás. Otra característica de la anorexia nerviosa es que las personas que sufren de ella no sólo niegan que tienen un problema, sino que insisten en que no comen porque “no tienen hambre” y en que necesitan perder todavía más peso. Muchas mujeres anoréxicas también son bulímicas.

La bulimia nerviosa se define como el consumo de cantidades excesivamente grandes de comida durante lapsos cortos, lo cual va seguido de vómito autoinducido o del uso de diuréticos o purgantes. Cuando la persona sufre tanto de anorexia como de bulimia, se dice que tiene bulimarexia.

La anorexia puede producir falta de peso, debilidad extrema, vahídos o desvanecimientos, fin de la menstruación, inflamación del cuello, úlceras y corrosión del esófago, desgaste del esmalte de los dientes posteriores a causa del vómito, ruptura de vasos sanguíneos en la cara, pulso lento y presión arterial  baja. Ha habido casos excepcionales en los cuales cucharas y elementos utilizados para inducir el vómito se han atascado en el tracto digestivo, haciendo inevitable una intervención quirúrgica. Entre los cambios fisiológicos sistémicos que se pueden presentar en las personas anoréxicas están problemas de las glándulas tiroides, alteración de la frecuencia cardiaca y secreción irregular de la hormona del crecimiento y de las hormonas cortisol, gonadotropina y vasopresina.

Cuando la conducta anoréxica se prolonga, se presentan complicaciones relacionadas con la inanición. Los desequilibrios electrolíticos generados por los bajos niveles de potasio y sodio producen deshidratación, espasmos musculares y, por último paro cardiaco. Los laxantes agotan el potasio del organismo. La hipokaliemia (deficiencia de potasio en la sangre) es uno de los problemas mas graves que afronta la persona anoréxica. La hipokaliemia crónica puede alterar la frecuencia cardiaca, lo que a su vez puede ocasionar insuficiencia cardiaca y, por último, la muerte.

Al principio se consideraba que la anorexia  nerviosa era un problema estrictamente psicológico. Sin embargo, en los últimos años nutricionistas y científicos del campo de la medicina han identificado diversos componentes físicos. Por ejemplo, en personas con trastornos de la alimentación se han descubierto desequilibrios químicos similares a los que se observan en individuos con depresión clínica. Se ha descubierto que algunos casos de anorexia son causados por graves deficiencias de cinc.

Aunque la ciencia hace cada vez más descubrimientos sobre los aspectos fisiológicos de la anorexia nerviosa, los componentes sicológicos de este trastorno siguen siendo importantes. La burla de os compañeros y los padres es un factor de suma importancia en la obsesión de algunas personas con su peso. Muchas personas anoréxicas sienten un gran temor ante la perspectiva de crecer, y las dificultades en la relación madre/hija son muy frecuentes entre las niñas que tienen este problema. Algunas tratan de estar a la altura de lo que sus padres quieren que sean, pero se sienten inadecuadas, es decir, consideran que no son tan bonitas ni tan inteligentes como sus padres desearían que fueran. Por tanto, las niñas que tienen anorexia pueden desarrollar complejos de inferioridad que las llevan a verse gordas y/o feas, y ninguna cantidad de sentido común o de persuasión logra alterar su imagen mental distorsionada.

Aproximadamente el 30 por ciento de las personas que sufren anorexia lucha consu problema toda la vida, y mientras que otro 30 por ciento presenta por lo menos un episodio en que su vida corre peligro, el 40 por ciento restantes supera el problema. Aunque el individuo se recupere por completo de la fase aguda del trastorno, es posible que le haya causado a su organismo un grave daño.