Cada vez con mayor frecuencia utilizamos los alimentos precocinados, es decir aquellos que se sirven para de forma rápida ponerlos en la mesa y comerlos sin necesidad de llevar a cabo todo el proceso culinario. Forman parte de la «comida rápida» que tan necesaria es en la actualidad. Las causas de dicho uso, en aumento cada día, podemos encontrarlas fundamentalmente en la incorporación necesaria y lógica de la mujer al mundo del trabajo. Ello conlleva el «abandono» generalizado de las artes culinarias y la entrega a soluciones que permitan una alimentación correcta aunque la manipulación de los productos básicos las hagan otras personas.

Adjuntamos un enlace a la Monografía editada por la Dirección General de Salud Pública y Alimentación, coordinada por el trabajo siempre excelente del Dr.Gonzalo Martín Peña.

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:6uEhlQ7KBH4J:www.publicaciones-isp.org/productos/t063.pdf+gonzalo+martin+pe%C3%B1a&cd=7&hl=es&ct=clnk&gl=es&source=www.google.es