Lo primero que hay que tener en cuenta es que la Dieta Mediterránea no es una dieta de las típicas de adelgazamiento a las que estamos muy acostumbrados. Por eso la estructura es completamente distinta. Lo que tiene valor es lo que se puede tomar y saber evaluar porqué.

  • La Dieta Mediterránea se basa en tres tipos de alimento que se pueden tomar diariamente (comida y cena) como son, la fruta que la tomaremos tres veces al día y las hortalizas o verduras, que se pueden tomar dos veces al día. Luego los cereales o granos (no confundir con los cereales dulces empaquetados), que hay una gran variedad y deben tomarse dos veces al día. Con estos tres tipos de alimentos conformamos la primera parte de la Dieta Mediterránea.
  • El siguiente grupo de alimentos se tienen que tomar tres días a la semana, como los huevos, la leche, los lácteos y derivados y el queso en sus muchas formas, además de los pescados, estos últimos pueden cocinarse de cualquier manera.
  • El tercer grupo sería el formado por las carnes blancas, es decir, pollo, pavo, conejo, ternera blanca, el cerdo y el cordero. Dos días a la semana.
  • El cuarto serán las carnes rojas a tomar una vez al mes.
  • Por último, la repostería, dulces y derivados, entre ellos el chocolate, se recomiendan una vez al mes.

El apartado hídrico, es decir el agua que debemos tomar acompañando a las comidas o fuera de ellas, es de 2,5 litros al día en situaciones normales. Esa es la cantidad de agua a tomar, mas aporte hídrico debe justificarse o dará lugar a una sobrecarga líquida que puede provocar retención de líquidos y también problemas renales.

La sal es el otro componente a vigilar. La sal que llevan ya los alimentos y sobre todo si son alimentos precocinados y/o preparados evita que tengamos que añadir más a la comida.

Con el azúcar ocurre muy parecido. Hoy en día se ha tendido a tomar azúcar con casi todo, incluso como conservante de los alimentos. La moderación debe ser absoluta, porque hay muchas maneras para no utilizar el azúcar. El mundo desgraciadamente es más “ dulce” de lo que quisiéramos. Tenemos que recordar en este momento, que el azúcar es el causante de una enfermedad como la Diabetes y antesala de otras enfermedades como son las cardiacas, las renales etc.

En las llamadas grasas (aceite para cocinar) hay muchos modelos. Sobre todo, las grasas para cocinar, la mayor parte son malas grasas, y su abuso lleva a problemas. La grasa debe ser el elemento más importante en la cocina moderna. Las grasas Son necesarias fundamentalmente para el sistema nervioso de los organismos. Por tanto, la grasa como puede ser la saturada, debemos consumir poca, no más del 16%. De un porcentaje de grasas No saturadas que son beneficiosas para el organismo deberíamos consumir hasta el 87%. Claro que nos estamos refiriendo al Aceite de Oliva Virgen Extra, que es el único que se debe utilizar para cocinar y también para tomar en crudo.

Con respecto a las bebidas alcohólicas, solo por sus propiedades ampliamente demostradas, se encuentra el vino, tinto o blanco. Y el vino se puede tomar una vez al día (200ml una vez o 100ml dos veces al día), pero No es obligatorio.

Con respecto a la aplicación de la Dieta Mediterránea en niños/niñas, las directrices son muy parecidas que las de los adultos, salvando las cantidades.

La Dieta que desarrolló en su principio Ancel Keys, ha evolucionado en un sistema de alimentación muy equilibrada apta para cuidar de las situaciones que necesitan un cuidado especial, que se puede seguir por una gran parte de personas con Condiciones Médicas como la Dieta de elección en la vida diaria.

La forma de cocinar, es también muy importante, como tenemos la guía de uso sobre el Aceite de Oliva Virgen Extra, debemos seguir las pautas para utilizarlo. Recordar, una media diaria de consumo de Aceite de Oliva Virgen Extra de 50ml, si se quiere repartido en tres tomas. Hay que tener en cuenta, la merma que existe al cocinar con AOVE. Los Aoves son los que más reutilizaciones admiten a la hora de cocinar, normalmente hasta seis o siete veces con el mismo aceite, eso es una garantía de ahorro además de SALUD.

Por último, la gran variedad de Aoves en el mercado, facilitan la elección desde los más suaves hasta los más picantes.