RECOMENDACIONES

Haga una dieta que consista en un 50 por ciento de alimentos crudos, como manzana, aguacate, banano, toronja, uva, limón, pera, piña y todos los vegetales. Los vegetales y las frutas frescas, especialmente las cítrica, disminuyen la acidosis. Empiece con una cantidad pequeña de frutas cítricas y aumente poco a poco la cantidad.
Tome caldo de patata todos los días.
Evite la proteína de origen animal (en especial, las carnes de res y de cerdo), los alimentos procesados y la “comida rápida”, y disminuya el consumo de alimentos cocidos. Una vez ingeridos, los alimentos cocidos y procesados se vuelven ácidos en el organismo.

Evite las judías, los cereales, los huevos, los productos a base de harina, cereales, los alimentos grasosos, los macarrones y el azúcar. Las ciruelas no se oxidan y, por tanto, permanecen ácidas en el organismo. Evite estos alimentos mientras la situación no haya mejorado.

Disminuya el consumo de vitamina C durante algunas semanas, pues el exceso de esta vitamina propicia la acidosis. Para no aumentar la acidez.
Haga ejercicios de respiración profunda.

Contrólese el pH de la orina todos los días utilizando papel tornasol especial (Farmacias).

Descripción

La acidosis es una alteración en la cual la química del organismo se desequilibra y se vuelve demasiado ácida. Algunos de los síntomas de la acidosis son suspiros frecuentes, insomnio, retención de líquidos, fatiga ocular, artritis reumatoidea, migrañas y presión arterial anormalmente baja; materia fecal dura, seca y de muy mal olor, acompañada de una sensación de ardor en el ano; estreñimiento y diarrea intermitentes, dificultad para tragar, ardor en la boca y/o debajo de la lengua, dentadura sensible al vinagre y a las frutas acidas, y protuberancias en la lengua o en el paladar.

La acidez y la alcalinidad se cuantifican de acuerdo con la escala del pH (potencial de hidrógeno). Cuando el pH del agua es 7.0 se considera neutral, es decir, ni ácida ni alcalina. Cualquier cosa con un pH inferior a 7.0 es ácida, mientras que cualquiera con un pH superior a 7.0 es alcalina. El pH ideal para el cuerpo humano está entre 6.0 y 6.8 (el cuerpo humano es ligeramente ácido por naturaleza). Los valores inferiores a 6.3 se consideran ácidos, mientras que los valores superiores a 6.8 se consideran alcalinos.

La acidosis se produce cuando el organismo pierde su reserva alcalina. Entre las causas de la acidosis están los trastornos del hígado, de los riñones y de las glándulas suprarrenales; dieta inadecuada, malnutrición, obesidad, cetosis, ira, estrés y temor, anorexia, toxemia, fiebre y consumo excesivo de niacina, vitamina C o aspirina. Los diabéticos suelen sufrir de acidosis. Las úlceras estomacales también se relacionan con este mal.